No habrá desfile de pendones ni de carros engalanados el último domingo de septiembre. Las fiestas de San Froilán de este año quedarán reducidas al mínimo posible debido a los efectos de la pandemia del coronavirus. Así lo ha adelantado esta mañana el alcalde de León, José Antonio Diez, quien ha añadido que se piensa programar algún tipo de actividad cultural y, sobre todo, mantener la ceremonia centenaria de Las Cantaderas en la basílica de San Isidoro, siempre y cuando se puedan garantizar las medidas de distancia entre personas.

 

Precisamente esta mañana el portavoz de la Junta, Francisco Igea, adelantaba nuevas medidas para frenar el incremento de rebrotes del coronavirus, entre ellas rebajar al 50% el aforo en terrazas y establecimientos públicos de todo tipo. Asimismo, aconsejaba restringir al máximo la actividad social y concentrarlas en el círculo habitual de familiares y amigos.