El Centro Internacional de Materiales Avanzados y Materias Primas de Castilla y León (Icamcyl), con sede en León, formará parte de BlackCycle, un proyecto pionero en el que la empresa líder en fabricación de neumáticos Michelin contará con 14 socios europeos – entre ellos Icamcyl – y un presupuesto de 12 millones de euros para recuperar y dar una segunda vida a las materias primas de neumáticos usados.

Icamcyl participará como centro experto en la recuperación y valorización de materias primas y su director general, Santiago Cuesta, se encargará de dirigir el proyecto, enmarcado dentro de los objetivos de la UE por una economía más sostenible y circular.

En palabras del propio Cuesta, «El proyecto se centrará en el desarrollo de nuevas tecnologías para la recuperación de los materiales que componen los neumáticos de todo tipo de vehículos, permitiendo así su reutilización en nuevas aplicaciones técnicas de alto valor añadido y tendrá un enorme impacto en el reciclaje de neumáticos al final de su vida útil en Europa, ya que logrará recuperar hasta un 50% del stock europeo de estos productos para su reutilización bien otra vez como neumáticos, o en otras aplicaciones técnicas de altas prestaciones».

Para elllo contará con el apoyo de Michelin, uno de los líderes del mercado mundial de neumáticos, con una cuota del 13,8% del mercado mundial, más de 120.000 empleados en todo el mundo y numerosos centros de producción en 26 países, entre ellos España.

Cada año se producen en todo el mundo más de 25 millones de toneladas de neumáticos, de los que sólo una pequeña parte es recuperada, en la mayor parte de los casos en forma de materiales de menores prestaciones que se usan en construcción, carreteras y barreras acústicas. Sólo en la UE se deshechan más de 3,3 millones de toneladas de neumáticos cada año.

Blackcycle busca recuperar hasta la mitad de lo que se desecha cada año – unos 1,7 millones de toneladas – para reutilizarlos como neumáticos o en otras aplicaciones técnicas de altas prestaciones.

El proyecto Black Cycle se enmarca dentro del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 y de los objetivos de la UE de lograr una economía más sostenible y circular, entroncando también con la Agenda 2030 y con los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas.