Miguel Falomir
El director del Prado, ante la obra de Rubens, cedida en junio al Museo de León /MC

León y el Museo del Prado mantienen desde hace años  una extraña relación, una especie de noviazgo que no acaba de concretarse en matrimonio. En el pasado mes de junio, el director del Museo, Miguel Falomir, con ocasión de la inauguración en el Museo de León de la cesión temporal de un cuadro de Rubens, aseguró que El Prado tenía pendiente de aprobar una asignatura pendiente con León, que era la cesión permanente de algunas de sus obras.

Reconocía su director, que el Museo del Prado tiene repartidas por toda España más de tres mil obras de arte y que León, junto con Álava, es la única provincia española que no cuenta con  ninguna obra. En Castilla y León, El Prado tiene cedidas cerca de 250 obras maestras. Ninguna en León.

Ante esta situación, Falomir se mostró dispuesto a negociar con alguna institución de León para acabar con esa discriminación. Nunca como hasta ahora se había manifestado la disposición de El Prado para ceder algunas de sus obras de forma permanente a León.

Han pasado cinco meses hasta el que el Pleno del Ayuntamiento de León, a propuesta de la UPL, aprobaba por unanimidad este pasado viernes una moción para iniciar conversaciones con el Museo del Prado y proponer “la Casa de Carnicerías o el lugar que se considera más adecuado” para albergar una colección de obras de arte cedidas por El Prado.

En el  mismo pleno, la concejala del PP, Margarita Torres, anterior responsable de Cultura bajo el gobierno de Silván (PP) y que hasta ahora no se había manifestado al respecto, echó en cara a la UPL que la  Casa de Carnicerías no era el lugar adecuado y proponía como alternativa un edificio de nueva planta sobre el solar del parking de Santa Nonia, propiedad de la Diputación. La propuesta de Torres significa demorar en años una solución.

Desde la UPL se considera que es el momento adecuado para relanzar la candidatura de León como subsede de El Prado, toda vez que Ávila no acaba de concretar un proyecto en este sentido y que Barcelona ha desechado una propuesta parecida por considerarla “neocolonialista”. Se recuerda desde la UPL que ya se intentó en 2016 negociar con El Prado, pero que la Junta dio prioridad a la candidatura de Ávila, propuesta que al final no ha fructificado.

Pero la moción de la UPL no incluía quién habría la oferta al Museo del Prado, cómo y cuándo, ni calendarios ni un proyecto detallado. Otro brindis al sol.

FUNDACIÓN ORDOÑO II

Sorprende en este debate el silencio mantenido por el alcalde actual, el socialista José Antonio Diez, y su antecesor, el popular Antonio Silván. Ambos han mantenido reuniones y contactos con el presidente de la Fundación Ordoño II, el cardiólogo Estebán García Porrero, entidad que lleva años negociando directamente en El Prado para atraer a León una exposición permanente de sus fondos. Porrero mantenía una estrecha relación con Pérez Llorca, presidente de la Fundación del Museo del Prado, quien fallecía hace unos meses.

La última propuesta de Porrero, para no interferir en las aspiraciones de Ávila o de otras ciudades, es solicitar a El Prado una exposición permanente de sus fondos de escultura. El Prado tiene una colección de más de mil esculturas de primer nivel aunque muy desconocida. Muchas de esas esculturas, algunas de las cuales proceden de histórica colección de la Casa Real, que incluye piezas únicas del  mundo clásico, se conservan en almacenes por falta de espacio en las salas de exposiciones del Museo. Por eso, Porrero ve una oportunidad para traer a León una gran exposición de esculturas de El Prado, que podría complementar la oferta cultural de León y servir de un atractivo añadido para miles de amantes del arte de todo el mundo.

La propuesta de Porrero estuvo en su día respaldada por la Cámara de Comercio, cuando ésta era presidida por el empresario Manuel Lamelas Viloria. La Cámara desistió de su apoyo por indicaciones de la Junta y para no interferir en la alternativa de Ávila.