Leyenda del Páramo es una joven bodega, ubicada en la localidad leonesa de Valdevimbre, constituida en 2010, que con tan solo siete cosechas se ha convertido en una referencia por ser una bodega innovadora que  elabora productos, formatos y diseños distintos. “No nos conformamos con los vinos tradicionales. El consumo está muy complicado, hay que darle al consumidor lo que quiere y eso te obliga a innovar y a adaptarte al mercado”, asegura su director Pedro González Mittelburunn.

La bodega  elabora 14 vinos distintos, todos con uva originaria cien por cien de León, que es muy importante. “Somos una bodega leonesa- explica el gerente-. Y entre esos 14 vinos hay vinos únicos en el mundo, como por ejemplo los vinos ecológicos. Somos la única bodega del mundo que está elaborando vinos ecológicos certificados con nuestras variedades; Albarín blanco y Prieto Picudo”.

Añade Pedro González que “también somos la única bodega del mundo que está comercializando vinos espumosos elaborados por el método champegnoise, es decir método tradicional con segunda fermentación en botella, al cien por cien con nuestras variedades; albarín blanco y prieto picudo” y a añade que “asimismo, tenemos un vino dulce – Picardías -porque queremos adaptarnos al público que busca vinos sencillos, flexibles”.

Leyenda del Páramo es una bodega que apuesta por la innovación y por la adaptación a los nuevos hábitos del consumidor. Su oferta es variada y contempla todo el ciclo del vino. “Hemos hecho una apuesta muy importante por el enoturismo  -detalla Pedro González- y por la realización de eventos relacionados con el mundo del vino. Tenemos unas instalaciones envidiables, con un auditorio con capacidad para más de setenta personas, que está a disposición de empresas para cualquier tipo de actividad, ruedas de prensa, reuniones, convenciones, talleres de formación y para compaginar momentos de trabajo con lúdicos; y tenemos tres terrazas, que son impresionantes, que están encima del viñedo y con unas vistas a los Picos de Europa y del atardecer, únicas. Con todo eso podemos organizar eventos con capacidad de hasta quinientas personas”.

Pedro González, gerente de Leyenda del Páramo
Pedro González, director gerente de Leyenda del Páramo

BODEGA SOSTENIBLE

No hay bodegas de este tipo en toda la provincia de León, incluido El Bierzo. Leyenda del Páramo es la bodega con mayor nivel tecnológico de toda la provincia. “Nuestra tecnología, la capacidad, la flexibilidad que le proporciona una maquinaria de última generación nos hace únicos, no lo tiene ninguna otra bodega. Somos líderes en instalaciones, tecnología y en modernidad” asegura con plena satisfacción González Mittelbrunn.

“Y, aparte de ser ecológica, la bodega es sostenible –afirma su gerente-. Trabajamos con energías renovables, como la geotermia y la solar, recogemos todas las aguas pluviales que caen toda la superficie de las instalaciones de la  bodega, las almacenamos en una gran balsa y con esa agua, ya depurada, porque tenemos depuradora propia,  regamos los jardines que tenemos alrededor.  Estamos rodeados de viñedos, lejos del municipio de Valdevimbre, y por eso intentamos que la bodega tenga un régimen de sostenibilidad muy alto, casi del cien por cien. Con la geotermia climatizamos toda la bodega y controlamos las fermentaciones y la climatización de las zonas de almacenamiento y producto terminado. Todo esto nos convierte en una bodega muy preparada para el mercado internacional”.

La capacidad de la bodega es de 500.000 litros, capacidad que, como aún sólo tiene siete años de trayectoria, no los utiliza al completo para sus marcas. “Este año estaremos en unas cien mil botellas de marcas propias: Flor del Páramo, El Aprendiz, El Rescatado, Picardías, El Médico, El Músico y Mittel. El resto de la producción la dedicamos a elaborar otras marcas para terceros o marcas blancas” detalla Pedro González.

Los vinos de Leyenda del Páramo se centran en dos  variedades: Prieto Picudo (rosados y tintos) y Albarín blanco (blancos). Y una tercera, ya en menor cantidad,  Verdejo (blancos) de la zona de la D.O. Tierra de León, no de Rueda. Y siempre de viñas propias o arrendadas. La bodega  controla 77 hectáreas de viñedo, de las cuales, 32 hectáreas son ecológicas y en propiedad, otras 40hectáreas son arrendadas con cultivo convencional.  Además, dispone de 5 hectáreas de viñedo viejo centenario, con el que se elaboran los vinos de las marcas El Médico y El Músico, situadas una parte en Valdevimbre y otra en Pajares de los Oteros. “Sus propietarios son viticultores mayores, fidelizados, una uva trabajada y controlada por mí y que cada año nos venden el 100% de su producción a nosotros” puntualiza el director.

DENOMINACIÓN DE ORIGEN

Leyenda del Páramo tiene un compromiso total con el origen y la identidad leonesa. González Mittelbrunn lo deja clatro: “Nuestros viñedos y uvas están aquí, en León, elaboramos aquí y en  nuestras etiquetas se pone elaborado y embotellado por Leyenda del Páramo, Valdevimbre, León, España”.

Vinos de Leyenda del Páramo premiados en la Guía Peñín
Algunos vinos que elabora Leyenda del Páramo

Leyenda del Páramo forma parte de la DO Tierra de León o León, pero no certifica sus vinos con el Consejo Regulador de esta Denominación de Origen. Su director gerente explica con claridad el porqué: “La mayoría de las denominaciones de origen, y en concreto la de Tierra de León o DO León, tienen un reglamento totalmente obsoleto, que no contempla las nuevas elaboraciones que requiere el mercado, ni los nuevos formatos de botella, ni los nuevos cierres y/o tapones, hasta tal punto que, de los catorce vinos que  nosotros elaboramos, la DO León sólo nos ampararía cinco de ellos; los nueve restantes, se quedarían fuera de la DO simplemente porque dichos vinos no están contemplados en el reglamento, ni sus diseños y/o cierres de botella. Por un lado tenemos el origen del vino, y por otro, la certificación del producto. El Consejo Regulador de la DO es como cualquier otra certificadora que opera libremente en el mercado, garantiza que lo que el productor indica en la etiqueta, es cierto. Pero el resto de certificadoras, como por ejemplo los Vinos de la Tierra de Castilla y León, también certifican lo mismo. Por tanto, el certificar nuestros vinos con la tirilla de Vinos de la Tierra de Castilla y León, también garantiza que elaboramos al 100% con nuestras variedades autóctonas, y que nuestros vinos tienen un origen 100% leones. El problema es que el consumidor no está correctamente informado sobre esto y confunde estos los términos.

Pedro González se extiende en su explicación: “Ni mucho menos el estar dentro de la DO León significa que todos los vinos amparados o certificados por ella, tienen un origen leones. Concretamente, la DO León  está certificando con su contraetiqueta bodegas que están en la provincia de Valladolid y el origen de esos vinos no es León, es Valladolid. ¿Por qué? Porque las fronteras políticas no deben coincidir con las agronómicas o geográficas”.

Y no oculta su malestar cuando algún desinformado dice que sus vinos no son de León. “A mí me han llegado a decir que si no ponemos la contraetiqueta Tierras de León o DO León tú producto no es de León. Y nada más lejos de la realidad. Nuestros productos son cien por cien de León”, asegura.

El director de Leyenda del Páramo explica que “la DO León me ha obligado a utilizar una certificadora distinta a la suya pues no ampara la mayoría de mis vinos. La que me queda: Vino de la Tierra de Castilla y León, pero el origen y el vino es cien por cien leonés. Ello nos ha provocado algún problema, por ejemplo, con Diputación de León, cuyos responsables parece mentira que no sepan la diferencia entre lo que es una certificadora y como se garantiza el origen de un producto. Esto, lamentablemente nos ocurrió en el concurso de vinos de productos de León que se celebró en la pasada feria de los productos de León que tuvo lugar en octubre en el recién estrenado recinto ferial. Nos quedamos helados cuando la organización del concurso nos negó la participación de nuestros vinos por no llevar impresa la tirilla de la DO León alegando que nuestros productos no eran de León. Pues nada más lejos de la realidad señores diputados, nuestros vinos son 100% leoneses y ustedes tienen que formarse e informarse antes de excluir injustamente a un productor comprometido al 100% con su provincia. Visto lo visto seguramente no volvamos a acudir a dicha feria ya que no se defiende a los productos leoneses”.

Leyenda del Páramo es la única bodega que, hoy por hoy, garantiza que sus vinos están elaborados al cien por cien con Prieto Picudo o Albarín Blanco.

MERCADO DEL VINO

La asignatura pendiente para los vinos de León es el aún bajo consumo de estos vinos por parte de los consumidores leoneses. “Hay que ser realistas –asegura Pedro González-, los leoneses consumimos vino, pero consumimos mucho vino de fuera, sobre todo Rioja y Ribera de Duero. No creemos en nuestros propios vinos. Hemos creído en el rosado, algo que nos ha costado quince años. Así, en el año 2000 nadie daba un duro por el Prieto Picudo, era un vino de baja calidad, pero quince años después los leoneses tenemos claro que el Prieto Picudo rosado es el mejor rosado que hay. Nadie pide en León un Cigales o un Navarra”.

Más complicado está la promoción del blanco Albarín. “Ahora tenemos la asignatura pendiente con los blancos de Albarín, que no acaban de funcionar y no sé por qué; es un vino fantástico y todos se van al verdejo de Rueda; y los tintos de Prieto Picudo, que seguimos sin creer en ellos, aunque se va mejorando pero muy poco a poco. Se piensa que es un vino muy áspero, robusto, pero algunos de los tintos prietos picudos son mejores que muchos de Ribera del Duero. Lo que pasa es que León no confía en sus vinos tintos. Cuesta un triunfo que las gentes de León confíen en los tintos Prieto Picudo” asegura de forma tajante el gerente de Leyenda del Páramo.

Sobre si la celebración de la Capitalidad de la Gastronomía de León ha ayudado  a dar a conocer el Prieto Picudo y el Albarín a nivel nacional, González se muestra escéptico: “La Capitalidad ha ayudado a dar a conocer León capital y poco más.  El problema es que los hosteleros leoneses creen poco en los vinos de León y en concreto en nuestro tinto prieto picudo. La Capitalidad ha ayudado a la ciudad y a la Hostelería, pero nosotros no hemos notado ningún incremento significativo de ventas”.

Y, por último, en torno a la polémica sobre la oferta generalizada de tapas gratuitas por parte de los bares de la provincia leonesa, Pedro González se muestra tajante al argumentar que “León tiene un grave problema que es la tapa, a todo el mundo le encanta, pero es algo que no crea riqueza. La gente en León no sale a beber, sale a comer, sale a tapear, no a beber vino. En otras zonas de España sucede lo contrario. Aquí la gente elige la tapa y luego piden una bebida, que suele ser lo menos importante. ¿De dónde saca el hostelero el dinero de la tapa que él ofrece gratis?: de los proveedores, entre los que nos encontramos las bodegas. Y eso está obligando a muchos bodegueros a vender por debajo del umbral de rentabilidad. No debemos entrar en ese círculo vicioso”.