Un León más sostenible es posible y la ciudad afronta con determinación los cambios necesarios para cuidar el medio ambiente.

Gracias a los edificios de consumo casi nulo, que serán obligatorios a partir del 2020, la sostenibilidad estará garantizada en la ciudad. Pero, ¿cómo ayudan estos edificios a garantizar un entorno más ecológico?

LEÓN APUESTA POR LA EFICIENCIA ENERGÉTICA

León es una ciudad comprometida con el cuidado del medio ambiente y la eficiencia energética. Este compromiso afecta decididamente en la salud y bienestar detodos los leoneses. Una de las medidas estrella de la ciudad es la apuesta por los edificios de consumo casi nulo o nZEB, cuya construcción está totalmente descarbonizada.

Además, avanzar en este sentido será norma a partir de 2020. Los nZEB son construcciones que apenas consumen electricidad y usan fuentes de energía renovable. En su construcción se siguen una serie de criterios para maximizar la eficiencia energética.

Una adecuada localización, la orientación o la envolvente del edificio permiten, si se realizan bien los cálculos, llegar a un consumo casi nulo de energía. 

La idea es aprovechar todo lo que la naturaleza ofrece al ser humano, pero contaminando lo mínimo. En definitiva, son edificios pensados para adaptarse al ambiente que les rodea sin alterarlo.

Para garantizar el éxito de estos edificios, la Unión Europea obligará a su construcción a partir de 2020. León busca incrementar su ahorro gracias a la eficiencia energética del 32% actual hasta el 40% para 2030. Sin duda, una apuesta por un futuro verde y más responsable.

Un León más sostenible está garantizado con la construcción de edificios más eficientes y la concienciación de la población. Así, la ciudad continúa con el compromiso por un futuro mejor y responsable con el medio ambiente.