López Trigal. en el centro, entre el presidente de Promonumenta y el secretario de la Fundación Sierra Pambley/ MC

El tren turístico de Minas de Riotinto (Huelva) podría ser un modelo a imitar en el valle de Laciana para recuperar un pequeño tramo del Ponfeblino, el ferrocarril de vía estrecha que hasta los años ochenta del pasado siglo unía las minas de carbón de Villablino, Laciana y el Bierzo norte con los lavaderos de Ponferrada y la térmica de Cubillos del Sil. Recuperar todo el trazado sería inviable por su alto coste y porque gran parte de su infraestructura ya ha desaparecido.

Esta es una de las principales conclusiones de la charla que el catedrático jubilado de Geografía de la Universidad de León, Lorenzo López Trigal, pronunciaba anoche en la Fundación Sierra Pambley de la capital leonesa. El acto fue organizado por la asociación Promonumenta, que en las próximas semanas llevara a cabo un viaje a Páramo del Sil, donde hará una hacendera de limpieza en parte de las antiguas instalaciones ferroviarias.

Trigal aseguró, por otra parte, que cualquier iniciativa de rescatar aunque sea parcialmente este ferrocarril, el Ponfeblino, debería ir acompañada de la restauración del paisaje, en el que actualmente sobresalen las heridas producidas por numerosas explotaciones de carbón a cielo abierto, abandonadas desde hace años. Y volvió a poner en este sentido el modelo de Riotinto, donde se ha recuperado en gran parte el paisaje y hasta el entorno urbano. Destaca en este proyecto un parque temático minero y locomotoras de carbón y diesel, con un recorrido de diez kilómetros de uso turístico.

Numeroso público siguió la conferencia de López Trigal /MC

En la provincia leonesa, el modelo de Sabero, en la antigua cuenca minera de Sabero-Cistierna, podría ser otro modelo a seguir en recuperación del paisaje y en la puesta en valor de antiguas instalaciones mineras, como la que cobija el Museo Minero, que se ha convertido en un dinamizador de la economía local y en motor de actividades culturales para toda la comarca.

El Ponfeblino es propiedad actual de la Junta de Castilla y León, institución que debería liderar el proyecto de recuperación de parte de este tramo ferroviario con fines turísticos. Existe ya algún proyecto, que contempla presupuestos en torno a los 3 millones de euros.

HISTORIA

El tren entre Villablino y Ponferrada se construyó en 1919 en el tiempo récord de diez meses. Había prisa por terminar una infraestructura básica para exportar carbón a una Europa que comenzaba a reconstruirse tras la I Guerra Mundial. Este ferrocarril, el único de gestión privada en España durante toda su historia, propiedad de la histórica empresa MSP, cerró en 1980 el tráfico de pasajeros y su último convoy de carbón circuló en el año 2014.

MSP era una empresa minera y no ferroviaria, por lo que cuando la carretera le ganó la competencia al ferrocarril tanto en velocidad como en eficacia se decidió el cierre del Ponfeblino. Hoy gran parte de la línea está desmantelada y hasta ha desaparecido y todo el trazado está escalonado de ruinas industriales, como estaciones, apeadores, lavaderos y casetas de todo tipo, que son un referente en la historia económica moderna de Laciana y del Bierzo. Su recuperación es una asignatura pendiente desde el punto de vista histórico y artístico, como arqueología industrial.