Santocildes y Jáuregui al inicio del acto /MC

El espíritu regeneracionista que marcó en 1970 el congreso que los abogados de toda España celebraron en León sobrevoló ayer el acto de la presentación del libro “Los abogados que cambiaron España”. Su autor, el veterano periodista Fernando Jáuregui, convirtió la presentación del libro en un debate sobre la situación política española actual. Los abogados, encantados, se mostraron a favor de profundos cambios no sólo en la administración pública de Justicia sino en otros ámbitos como la Ley Electoral o la propia Constitución.

Tras hablar brevemente de su libro y auspiciado por las intervenciones de algunos abogados, entre ellos Juan Rodríguez Zapatero, hermano del ex presidente del Gobierno,  Jáuregui afirmó que la democracia en España está en retroceso, “sobre todo en materia de libertad de expresión” y fue tajante al asegurar que “el debate sobre Cataluña está haciendo involucionar a la democracia en España” y dejó al auditorio preocupado cuando concluyó que “es una situación que la vamos  a pagar muy caro”. En este sentido, Jáuregui se mostró partidario, como parte de la solución, de una reforma de la prisión preventiva, en alusión a los políticos presos catalanes.

Fernando Jáuregui
Fernando Jáuregui/MC

En otro orden de cosas, Jáuregui urgió un consenso político para reformar la Ley Electoral y recordó que la actual Ley en vigor nació del temor político en los últimos años setenta del pasado siglo a que el PCE tuviera demasiada representación en el Congreso. “Hay que hacer cambios y estamos en un momento histórico para llevarlos a cabo. O modificamos estas leyes o esto acaba mal”, insistió Jáuregui. Y puso como ejemplo al ex presiden te del Gobierno Adolfo Suárez, quien hizo las grandes reformas democráticas en apenas once meses y teniendo en contra a los militares, a la Iglesia y al franquismo.

Jáuregui mostró su preocupación por el estado de parálisis en el que se encuentra España desde 2015, aunque se mostró optimista ante el futuro inmediato, una vez que Pedro Sánchez pueda formar gobierno. “Puede ser un momento histórico, el que España necesita para hacer las grandes reformas que son urgentes”, aseguró Jáuregui.

Fernando Rodríguez Santocildes
Rodríguez Santocildes, decano del Colegio de Abogados /MC

EL CONGRESO DEL 70

Este caluroso debate sobre la actualidad fue precedido del recuerdo del congreso que los abogados de toda España celebraron en León en 1970. Un congreso que ha pasado a la historia de la Abogacía española por que sirvió para romper con el franquismo y para que los abogados debatieran abiertamente en ese momento, con Franco aún vivo y con el franquismo endureciendo la represión, sobre la necesaria Ley de Amnistía, el estatuto de los presos políticos o la base jurídica del temible Tribunal de Orden Público. Jáuregui aseguró que “en el congreso de León, la Abogacía rompe con el franquismo”.

El decano del Colegio de Abogados y anfitrión de este evento, Fernando Rodríguez Santocildes, hizo hincapié en que aquel congreso de León sentó las bases para la recuperación del Estado de Derecho en España y fue una llamada de atención  a favor de la profesión en temas como el turno de oficio o el intrusismo, aún hoy en plena actualidad.

Sobre el libro, que fue de lo que menos se habló, su autor destacó la importancia de los abogados en la construcción de la Historia de España desde el siglo XIX. “La Historia de España es la historia de los juristas”, afirmó Jáuregui. El autor divide su libro en estrés épocas. La que se inicia en 1939, “los años de la barbarie, en la que algunos abogados fueron héroes intentando abrir brecha en una Justicia absolutamente militarizada”.

La segunda abarca los últimos años del franquismo y los primeros de la democracia, una época en la que los abogados se ponen al frente de reivindicaciones políticas como la amnistía, el estatuto de los presos políticos  o la derogación de la pena de muerte. Un momento que destacó por el compromiso de los despachos de abogados laboristas con los cambios que se avecinaban y que pagaron caro con los asesinatos de la calle Atocha en 1977.

Y la última etapa es la actual, en la que el autor propone una serie de reformas no sólo profesionales en la judicatura sino a nivel social y en todos los ámbitos. Jáuregui pidió a los abogados que resucitasen el espíritu del congreso de León de 1970 y que liderasen los debates sobre los cambios que España necesita, como, insistió, la reforma de la Constitución, la Ley Electoral o en temas concretos como los límites de la prisión preventiva. “Tenemos que reivindicar la presencia de juristas en los momentos actuales como en la época clave de la Transición” y concluyó asegurando que “los abogados suelen haber bien la política española, mucho mejor que los militares y los economistas. Los abogados deben volver a ser los guías”