Foto de archivo de la concentración de pensionistas

El estado de lama y la pandemia han obligado a la Coordinadora de León por la defensa del sistema público de pensiones a suspender durante seis meses las concentraciones “Lunes sin sol” delante de edificio de Botines. Hoy regresarán a su emplazamiento habitual para seguir exigiendo la defensa y mantenimiento del sistema público de pensiones. Será a las 12:30h y cumpliendo todas las medidas de seguridad y de distancia que demanda el estado actual de lucha contra los rebrotes del coronavirus.

En un comunicado, los portavoces de la Coordinadora recuerdan que “ya participamos en una manifestación en León el 1 de julio, apoyando la convocatoria de la Plataforma de León por la Sanidad Pública. Y también participamos de la entrega de 400.000 firmas recogidas en toda España en el Congreso, el día 29 de julio, solicitando que el artículo 50 de la Constitución no sea un derecho meramente declarativo, y tenga el mismo tratamiento que un derecho fundamental, de obligado cumplimiento. El artículo 50 dice: “Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad. Asimismo, y con independencia de las obligaciones familiares, promoverán su bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atenderán sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio.”

Para los convocantes de “León sin sol” “nuestras pasadas movilizaciones en todo el Estado Español, especialmente en el País Vasco, consiguieron posponer aquellas ridículas revalorizaciones del 0,25% y el castigo a los y las pensionistas, por vivir más tiempo, el mal llamado Factor de Sostenibilidad.

Ambas medidas no se aplicaron en 2019 y 2020, pero las leyes que las sostienen, las reformas de las pensiones de 2011 y 2013, aún, al día de hoy, no se han derogado. Es una espada que tenemos encima y que, en cualquier momento, nos puede caer”.

PACTO DE TOLEDO

En el comunicado se advierte, asimismo, de la importancia de las conversaciones que actualmente se mantienen en el seno del Pacto de Toledo y advierten de que “nos tememos que, de nuevo, intenten abrir más las puertas para que se debilite nuestro Sistema Público de Pensiones, de reparto, solidario y con una caja común, y entren, de alguna forma, los planes privados de pensiones de capitalización individual, ya sean personales o de empresa. Este es el objetivo y el gran negocio: la privatización de las pensiones; como la de la sanidad, la educación, o las residencias de mayores.”