Los últimos estudios de los restos arqueológicos de Puente Castro (León) siguen sorprendiendo a sus investigadores responsables. Menospreciados hasta cierto punto por anteriores historiadores, recientes estudios llevados a cabo con nuevas técnicas han demostrado que el yacimiento está lejos de ser un simple poblado sin importancia.

NUEVOS DESCUBRIMIENTOS ENTRE LOS RESTOS ARQUEOLÓGICOS

Se han usado distintas técnicas y tipos de georradar, combinados con drones, que han conseguido generar imágenes claras y precisas del lugar y sus alrededores.

 En primer lugar, se confirma la existencia bien definida de restos romanos, de una torre defensiva y un puesto avanzado.

Al parecer, en esta zona se añadió (ya en la época medieval) un patio de armas junto una estructura amurallada, que confería al lugar las funciones propias de bastión defensivo.

Este hecho, siempre sospechado por los historiadores gracias a su ubicación y testimonios hallados, queda ahora confirmado. En otra zona cercana, se asentaban los restos del barrio judío de León, que se mantuvo en pie hasta su destrucción en el siglo XII.

El estudio, en el que se han investigado alrededor de 22.600 metros cuadrados, demuestra que el asentamiento de Puente Castro era mucho más importante de lo que siempre se ha pensado.

Con una estructura urbana compleja, los restos arqueológicos hallados dan pie a llevar a cabo nuevas prospecciones durante los próximos años y futuras excavaciones que, sin duda, desvelarán los más escondidos misterios de esta zona de León. 

Los hallazgos de Puente Castro son una magnífica noticia para la ciudad. Tienen una historia milenaria que, poco a poco, va redescubriendo. Su pasado resurge ahora con piezas arqueológicas como esta, que ponen de relieve el pasado histórico de la ciudad.