Matías Llorente, en rueda de prensa/ MC

Los sindicatos agrarios leoneses recomponen su unidad de acción y este domingo, 16 de febrero, se sumarán a las manifestaciones convocadas por UGT y CCOO en la capital leonesa, Ponferrada y Villablino para demandar la reindustrialización de la provincia. Aunque tarde, los sindicatos agrarios se harán bien visibles y se manifestarán con sus tractores por las calles de las tres ciudades. Las manifestaciones comenzarán a las 12:00h, pero los tractores estarán una hora antes en los lugares de salida.

Esta reaparición de las movilizaciones agrarias será sólo un primer acto. El 28 de febrero está previsto que se reúnan todos los sindicatos agrarios de la provincia para fijar un calendario de movilizaciones, así como una tabla común de reivindicaciones. De esta manera, León será una de las últimas provincias en sumarse a las movilizaciones que a nivel nacional vienen llevando a cabo los sindicatos agrarios para exigir mejores precios en origen de los productos agrarios, la regulación de los intermediarios, el control de los costes de producción, el abaratamiento de los seguros agrarios y la supervisión de importaciones.

El anuncio de estas movilizaciones lo ha efectuado esta mañana en el transcurso de una rueda de prensa del líder agrario del sindicato UGAL y vicepresidente de la Diputación, Matías Llorente, quien ha justificado la tardanza en sumarse a estas movilizaciones en la falta de unidad de acción de los sindicatos y en la necesidad de coordinarse con otras provincias.

Llorente ha dejado claro que los problemas de la agricultura leonesa no son equiparables a los del resto de España, ya que aquí en la provincia predomina la agricultura de regadío, cuya modernización es una prioridad. Sí ha admitido Llorente que el debate sobre los precios de origen o la carestía de los seguros es común en toda España.

MÁLAGA

Llorente ha realizado estas declaraciones en el transcurso de la presentación de la I Jornada de Productos de León en Málaga, a la que asistirán quince empresas agroalimentarias y cuya convocatoria rompe con el trabajo que hasta ahora había hecho la Diputación. A partir de ahora se centrarán los esfuerzos en supermercados de barrio, abandonando las demostraciones en las grandes superficies, cuyo retorno es casi nulo debido a las duras condiciones de comercialización y forma de pago que estas grandes superficies imponen a los productores.

En este giro, los productores contactarán directamente  no sólo con pequeños supermercados sino también con hosteleros y distribuidores medianos. “Los productores leoneses son artesanos y necesitan contactar con interlocutores de su tamaño, de igual a igual. Las grandes superficies dan muchos problemas”, concluye Llorente.

Málaga es un lugar idóneo para poner en marcha esta nueva estrategia, ya que en esa provincia no hay productos agroalimentarios que compitan con los de León. De los resultados de esta experiencia, Diputación desarrollará nuevas iniciativas en otras provincias.