Fernández Mañueco ha propuesto a todos los grupos parlamentarios alcanzar un pacto de Comunidad para afrontar con éxito la recuperación económica, el empleo y la cohesión social. Se trataría de un pacto amplio, que contaría también con las aportaciones de distintos sectores de la sociedad, compatible con la permanente voluntad de acuerdo con los representantes del diálogo social, las organizaciones agrarias, las asociaciones del tercer sector y las entidades locales.

“Hablo de fijar el camino para reforzar la atención sanitaria, para aumentar la protección de las familias y los que más lo necesitan, para dar oportunidades a los jóvenes, para impulsar nuestro desarrollo rural, para nuestro primordial sector primario, para los sectores estratégicos de nuestra industria, para dar salidas a pymes y autónomos”, ha afirmado.

“Pactar es negociar. No es dar un cheque en blanco. Pactar es acordar medidas consensuadas para poner a nuestra economía y a nuestro país a funcionar después de esta pandemia. El pacto nunca puede ser una excusa política. El diálogo y el pacto deben responder a razones de Estado, y no a razones ideológicas”, ha señalado.

Dentro de todas las actuaciones llevadas a cabo desde que comenzó la crisis sanitaria, lo primero para la Junta de Castilla y León ha sido proteger a las personas, algo a lo que el sistema sanitario de la Comunidad ha sabido responder, no sin enormes tensiones, sacrificios y esfuerzos. Otro apartado esencial de esa protección a las personas ha consistido en garantizar el abastecimiento de alimentos y productos básicos. Y en tercer lugar, las actuaciones de la Junta se han centrado en la economía y el empleo.

MEDIDAS ECONÓMICAS

Junto a todas estas medidas económicas que ya están en marcha, la Junta de Castilla y León sigue trabajando en nuevas iniciativas, de las cuales hoy el presidente ha adelantado cuatro. En primer lugar, la Junta va a triplicar los fondos de liquidez que se han activado hasta ahora para las empresas.

En segundo lugar, se articularán ayudas directas vinculadas a un crédito para los autónomos que mantienen su actividad con ingresos reducidos, para ayudar a más de 30.000 autónomos que necesiten crédito.

Como tercera medida, se está trabajando para contar, a medio plazo, con un Fondo de Recuperación para empresas que se nutrirá mediante la colaboración del Banco Europeo de Inversiones.

Y en cuarto lugar, se está trabajando en una línea a través del Feader para facilitar financiación de circulante dirigido a dar liquidez con aval público, hasta 200.000 euros, a agricultores, ganaderos, cooperativas e industria agroalimentaria.

REIVINDICACIONES AL GOBIERNO

Por todo ello, ha pedido al Gobierno medidas para garantizar la financiación del Estado autonómico, que con su Sanidad y sus Servicios Sociales está afrontando los principales costes de esta crisis. Entre esas medidas, la creación de un fondo extraordinario no reembolsable propio, y no como anticipo de lo que el Estado adeuda a Castilla y León.

También, que el Gobierno garantice la liquidez de las corporaciones locales, para que puedan prestar sus imprescindibles servicios de proximidad. En este punto, ha instado al Gobierno que tenga más en cuenta a las comunidades autónomas. “Que no olvide que somos Estado. Y que gestionamos los principales pilares del Estado del Bienestar”, ha afirmado.