Mi nombre es Manolo Quijano, Papá Quijano

El Ayuntamiento homenajeará “a uno de los mejores embajadores de la ciudad”, el 21 de marzo, en el Auditorio de León, a partir de las 21:00h

El Ayuntamiento de León reconocerá la figura de Manuel Quijano, Papá Quijano, el próximo 21 de marzo en un acto que tendrá lugar a las 21:00h en el Auditorio Ciudad de León. El Ayuntamiento propone homenajear al artista y empresario por su “enraizada pasión compartida entre su música y su tierra que le distingue con todo merecimiento como un artista de aquí, de los de siempre”.

En la nota informativa que anuncia el homenaje que Papá Quijano se ha convertido  en “uno de los mejores embajadores de nuestra ciudad”. Manuel Quijano Cerezal nació en Armunia, en 1939 y es uno de los artistas y empresarios más reconocidos de León por su aportación a la música y a la cultura leonesa.  Actualmente sigue actuando por las noches en su local “La Lola”, en las inmediaciones de San Isidoro.

BIOGRAFÍA

“Papá Quijano” inició a edades muy tempranas su pasión por la música contando actualmente con 13 discos editados. Es autor también de los himnos de la Cultural y Deportiva Leonesa, la Ponferradina, el Huracán Z y el Baloncesto León y el fundador de una saga de artistas que lleva el nombre de León a todos los rincones del mundo.

En su página web, el propio Quijano cuenta su trayectoria: “Mi nombre es Manolo Quijano y soy de Armunia”. Nací en Armunia hace un montón de años. Armunia hoy es un barrio del alfoz de León que en mi nacencia fue pueblo. Allí transcurrió mi infancia y mi adolescencia, y en él sigo viviendo;  el día en que deje de existir quiero que mis cenizas reposen en un leve montículo llamado “El Jano”. Mi inquietud musical me vienen desde la adolescencia, no en vano, en mi ignorancia me quise fabricar con una lata (como caja de resonancia), un palo (como mástil) y unas cuerdas (como elemento de vibración) una guitarra.

Pasado el tiempo, mis padres (Manolo y Secundina) me pudieron comprar una guitarra, que en aquella, con muchas privaciones, les costó la astronómica cifra de 250 pesetas, todo un capital. Con ella hice mis primeros pinitos.

Fue pasando el tiempo, estudié música y mis padres me compraron otra guitarra, “esa sí que costó un capital, 1.100 pesetas”. Mis padres, quitándosela de otros sitios, la pagaban a 100 pesetas  al mes. Estudié solfeo en León, Valladolid y Madrid.

Con los años, sobre 1964, me dediqué a la enseñanza musical en los colegios: solfeo, guitarra, bandurria, laúd y mandolina. Estando un periodo de treinta y cinco años dedicado a ello.

En 1977 nació el pub que hoy se llama “La Lola”, con el nombre de “La Cava”, donde a parte del cometido habitual de todos los pubs, por la noche daba conciertos acompañado de mi guitarra; sobre todo de música latinoamericana (… ¡soy un enamorado de la música de “Los Panchos”!).

… Hoy, pasados los años, continúo acompañado de mi guitarra y sigo diciendo a Dios: “Toda una vida” (pero que sea tarde siempre que bien me encuentre)”.

LA LOLA

La Lola Café Concierto es un local emblemático que conserva un pequeño museo con multitud de fotos (con personajes relevantes del panorama nacional e internacional), cuadros de Manuel Quijano, así como de sus hijos, Manuel, Oscar y Raúl, el famoso grupo Café Quijano, también en él se exponen pinturas del cuarto Quijano, no cantante, sino afamado pintor, Jorge.

Los miércoles y los jueves, a partir de las 12 de la noche y los viernes y los a Sábados, a la 1:00 y posteriormente a las 3:00 de la madrugada, Papá Quijano ofrece a sus incondicionales actuaciones en directo.