El presidente Morán, en un momento de la videoconferencia

El presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, ha pedido este martes al responsable de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, mayor implicación para dotar a las administraciones locales y al medio rural de aportaciones extraordinarias con las que hacer frente a la crisis del coronavirus, según informa Diputación en un comunicado.

Morán ha realizado esta petición al jefe del ejecutivo autonómico en una reunión telemática celebrada con responsables de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), de la que es vicepresidente, en la que también han participado el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y los consejeros de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, y el de Presidencia, Ángel Ibáñez.

El presidente de la Diputación ha ofrecido su lealtad y colaboración ante los retos de la crisis del COVID-19, al tiempo que reclamó ayudas extraordinarias “ante el momento excepcional en el que nos encontramos ya que no podemos hacer frente en solitario a todas las cuestiones que se nos plantean”.

“Las administraciones superiores, siempre nos invitan a las administraciones locales después del pincho, es decir que cuando llegamos a participar ya no queda nada en lo que participar”, apuntó Morán, que recordó que la necesidad de ese esfuerzo suplementario también se justifica en que “el déficit de financiación en asuntos sociales ahora se agrava más” se añade en el comunicado.

GOBIERNO DE ESPAÑA

Eduardo Morán señaló que, igual que la Administración autonómica reclama al Gobierno de España que aporte fondos extraordinarios para esta situación, “yo insisto en que también la Junta de Castilla y León haga una aportación extraordinaria, sobre todo, en el aspecto de los servicios sociales, para que las entidades locales podamos hacer frente a las actuaciones que se nos han planteado estos días y las que se nos plantearán en el futuro”.

El presidente de la Diputación de León también pidió a Mañueco la revisión del plan de empleo para labores forestales, ya que los costes añadidos para garantizar las medidas de seguridad en vigor a causa de la pandemia van a encarecer de forma importante su aplicación.

Morán solicitó, por último, un mayor esfuerzo en el marco de la FRMP para llegar a consensos porque “tenemos que trabajar mucho más unidos en unos tiempos que se nos plantean muy difíciles para esta comunidad autónoma y de forma particular en el medio rural que, sobre todo en estos días, comprobamos como se enfrenta a carencias básicas en cuestiones como las nuevas tecnologías de la comunicación”.

REMANENTE

El comunicado de la Diputación no dice nada sobre la reclamación de la FRMP al Gobierno para que autorice la inversión de los remanentes anuales. Diputación cuenta este año con un remanente o superávit neto de 75 millones de euros, de los que sólo puede invertir unos 16 millones para combatir los efectos del coronavirus.

La inversión de los remanentes es una reclamación histórica de los ayuntamientos y diputaciones de Castilla y León.