León está de luto por la muerte del artista Luis García Zurdo (1932), fallecido anoche a los 88 años. Pintor, vidriero, escultor y, por encima de todo, un humanista. Un artística “discreto y callado” como le calificaba recientemente uno de sus amigos, el catedrático emérito de la Universidad de León, Manuel Valdés.

En junio del pasado año, la Universidad montó una gran exposición sobre la trayectoria artística de Luis García Zurdo. Pinturas, vidrieras, bocetos y esculturas realizadas por el maestro. El comisario fue Manuel Valdés, quien aseguró que “no es aventurado afirmar que con la segunda mitad del siglo XX se abrió decididamente un tiempo dorado de la pintura leonesa y que Luis García Zurdo es uno de los pilares que reavivó las artes hispanas en general y leonesas en particular a partir de 1961”.

Asegura Valdés que “Zurdo es un leonés callado y discreto, que se inició en las artes sobre la ya lejana estela de Guillermo Alonso Bolinaga, el maestro que realizó la restauración de las vidrieras de la Catedral de León y de David López Merille, dibujante y vidriero que, a su vez, se había formado con el arquitecto Juan Bautista Lázaro, autor del proyecto de restauración”.

Al recorrer la exposición organizada por la Universidad, Zurdo se mostró sorprendido por el despliegue y en una breve intervención aseguró que “soy parco en palabras, por eso me parece excesiva esta exposición”.

Precisamente Valdés conocía anoche la noticia del fallecimiento de su amigo García Zurdo al término de una conferencia que pronunció en la iglesia de San Tirso de Sahagún, con motivo de las Jornadas Cluniacenses. Valdés se emocionó y lamentó profundamente este fallecimiento.

DOCTOR HONRIS CAUSA

Precisamente la Universidad de León ha sido la institución leonesa que más le ha homenajeado en los últimos años. Antes de la exposición citada, fue investido doctor honoris causa, en un solemne acto celebrado en el Aula Magna San Isidoro en diciembre de 2018.

En su discurso de aceptación de este título, García Zurdo se preguntó «cómo es que la Universidad se ha acordado de mí», algo que aseguró «tendrá que asumir» porque es la oportunidad de hacer un homenaje a todos los artistas que le han acompañado a lo largo de su vida, «a los que viven y a los que se han ido».

Zurdo se felicitó por el «el hecho de que la Universidad de León reconozca esta disciplina de la vidriera artística”, lo que “supone un hecho único para todos los grandes artistas que han desaparecido y que no tuvieron ningún reconocimiento».

Por último  Zurdo animó a los jóvenes a luchar y a «no quedarse en la manualidad, porque ahora la vidriera se enseña como manualidad, pero en realidad es una disciplina muy compleja en la que intervienen muchos factores y que, por encima de todo, es un arte monumental y es luz».

LIBRO

Y más recientemente, en febrero de este mismo año la Universidad de León editaba un libro de fotografías con algunas de las más destacadas obras de Luis García Zurdo. El libro tiene un curioso formato en el que las treinta y tres imágenes que integran la obra se presentan en forma de postales, que se podrán separar y enviar por correo para, por ejemplo, transmitir a cualquier lugar un mensaje ilustrado con la genialidad de alguna de las creaciones del artista, o bien conservar tal y como están, a modo de libro-catálogo.

En la primera página se explica que “En este conjunto de reproducciones de obras del artista Luis García Zurdo se quiere dar a conocer las vidrieras que ha realizado en distintos edificios de la Universidad de León, así como algunas de las obras mostradas en la exposición “Síntesis de una trayectoria”, que tuvo lugar en las salas del Edificio El Albéitar durante los meses de junio y julio de 2019”.