Con el objetivo de rentabilizar el conocimiento universitario “en busca de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres”, homogeneizar y estrechar la colaboración hacia nuevas ideas nace la Red de Unidades de Igualdad en las Universidades de Castilla y León, que quedó constituida el pasado viernes por ocho instituciones académicas y la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades.

El objetivo es aprovechar sinergias y seguir avanzando en un entorno colaborativo que de un nuevo impulso a la igualdad, según explicó la Consejera de Familia, Isabel Blanco, en la presentación de esta red de redes en el encuentro mantenido con los representantes de las universidades públicas y privadas de Castilla y León.

La red se constituye en un momento en el que los datos revelan un porcentaje considerable de jóvenes con percepciones erróneas en materia de igualdad, así como que las víctimas cada vez son más jóvenes. “Por ello es fundamental educar y sensibilizar, y los campus son puntos importantes de detección precoz. No queremos que el trabajo universitario el conocimiento y la innovación se quede en el interior, sino que se proyecte hacia el exterior”, incidió la consejera, para precisar que en el camino hacia la “corresponsabilidad” las universidades juegan un papel necesario.

La red estará compuesta por docentes, personal de administración y servicios, además de alumnado de diferentes titulaciones de las cuatro universidades públicas – León, Valladolid, Salamanca y Burgos – y de la Pontificia de Salamanca, Isabel I de Burgos, y la Europea Miguel de Cervantes. Con la red se crea un marco de intercambio de ideas y buenas prácticas y se creará la figura del responsable de igualdad en cada campus. Además, servirá para detectar y combatir situaciones discriminatorias y de maltrato, al tiempo que se implanta el modelo ‘Objetivo Violencia Cero’ que impulsa la Consejería.

LA ULE REALIZARÁ LA PRIMERA JORNADA DE SGUIMIENTO DE LA RED

La red actuará a partir de un plan marco anual, elaborado por la Dirección General de la Mujer, que integrará los proyectos de cada universidad. Será el marco de referencia e impulso de las actuaciones para que estas sean coordinadas. Sus integrantes se reunirán, al menos, tres veces al año de forma ordinaria para hacer una evaluación.

Además, una vez al año se organizará una jornada de seguimiento, que recaerá en cada una de las universidades. El próximo curso, 2020-2021, precisamente corresponderá a la Universidad de León (ULE) – institución que estuvo representada en el encuentro del viernes por Adelina Rodríguez, Directora del Área Social – organizar dicha jornada y seguirá, por orden alfabético, al resto. Todas las universidades trabajarán de manera conjunta para establecer pautas que permitan detectar situaciones de violencia de género y, después, diseñarán los protocolos de coordinación entre la Red y los Servicios Sociales de la Junta.

Por último, es importante destacar que la pretensión es que este instrumento sirva también para que las universidades fomenten el talento femenino en las disciplinas STEM, y se conviertan en agentes colaboradores del programa Stem Talent Girl que impulsa la Junta con la Fundación ASTI. Finalmente, Blanco agradeció su colaboración a todas las universidades para impulsar esta herramienta, y expresó su compromiso con las mismas, como ponen de manifiesto las ayudas que desde su departamento se destinan, la última este mismo mes, por importe de 24.000 euros, para que promocionen la igualdad y prevengan la violencia de género.