Nogales es una pedanía del Ayuntamiento de Mansilla Mayor, situada a unos 17 kilómetros de la capital leonesa y muy cerca del monasterio románico de Villaverde de Sandoval. En invierno apenas quedan unos pocos vecinos. En una de las veinte casas que componen la localidad Conchita Ajenjo y Antonio Ugidos acaban de inaugurar una Sala de dedicada a “La Pintura del paisaje del siglo XIX” bajo el título de “Del Realismo al Impresionismo. El movimiento plenairista en España”. Este proyecto es una ampliación del Museo “Arte en el Camino”’, del escultor José Ajenjo Vega.

La exposición se abre en la planta alta de la casona del escultor Ajeno Vega. Está compuesta por cerca de cincuenta cuadros de 35 autores, cuyo eje conductor gira en torno a la figura del pintor hispano belga Carlos de Haes, la figura más representativa del movimiento plenairista en España y sus discípulos de la Escuela de San Fernando. Entre los cuadros de esta muestra, destacan una magnífica academia al carboncillo y clarión obra de Mariano Fortuny, y un gran cuadro titulado “Éxodo” del propio José Ajenjo.

El-pedáneo-de-Nogales-visita-la-exposición
El pedáneo de Nogales visita la exposición

 

Conchita Ajenjo y Antonio Ugidos son dos jóvenes apasionados por el mundo del arte y, en concreto, por la pintura de paisajes. Todos los cuadros que se exponen pertenecen a su colección particular, a la que han dedicado varios años y donde han invertido “sobre todo mucha pasión e ilusión”. La visita a la exposición es mediante cita previa. Conchita Ajenjo, hija del escultor José Ajenjo, compagina su trabajo en el  Ayuntamiento de León con la dirección  de su propio Estudio  Artístico.

CARLOS de HAES

Ugidos y Ajenjo explican a los visitantes de su Galería de Arte la razón de su pasión por la pintura de Haes y sus discípulos. “Esta muestra pretende ser un reconocimiento a la extraordinaria producción artística de Haes y a su impagable labor de divulgación de los valores de la naturaleza”.

Haes, maestro de maestros, introdujo en España los postulados de la Escuela de Barbizón desde su cátedra de Paisaje en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, donde impartió clase desde 1857 hasta su fallecimiento en 1898. Fue el impulsor de la pintura tomada directamente del natural, llamada “plenairista”. Acompañado de sus discípulos, recorrió la geografía española buscando los mejores paisajes para su arte. Especialmente importantes fueron sus viajes a la Cordillera Cantábrica y a los Montes de León.

Antonio Ugidos y Conchita Ajenjo

La inauguración de esta exposición coincide con el centenario de la creación del Parque Nacional de Picos de Europa. “Los cuadros de Haes y sus alumnos -explica Ugidos- acercaron al gran público el maravilloso paisaje de las montañas de León, Asturias y Cantabria. Fue ésta una contribución fundamental para el reconocimiento que años después tuvieron los valores de  nuestras montañas mediante la declaración el 22 de julio de 1918 del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga y el macizo de Peña Santa, primer parque nacional de nuestro país”.

Además de varias obras de Haes, la exposición se enriquece con obras de sus grandes discípulos, todos ellos paisajistas de excepcional calidad artística, como Aureliano de Beruete, Darío de Regoyos, Agustín Riancho, Casimiro Sainz, Agustín Lhardy, Jaime Morera, Tomás Campuzano, Antonio Gomar, Francisco Llorens, Serafín Avendaño, Emilio Ocón, Juan Martínez Abades, Nicanor Piñole o Francisco Gimeno Arasa, entre otros. La escuela de Olot está también representada por obras de Eliseo Meifrén, Enrique Galwey, o Melchor Domenge. Otros artistas presentes en la exposición son Ignacio Pinazo, Santiago Rusiñol, Cecilio Pla y Benjamín Palencia.

“Esta etapa de la historia de nuestra pintura, inicio de la modernidad, tuvo como valores fundamentales la sencillez y la sinceridad”, concluye Conchita Ajenjo.