Reunión de esta mañana del Consejo de Ministros

El Consejo de Ministros ha aprobado esta mañana el quinto y último tramo de avales públicos para créditos a empresas por importe de 15.500 millones de euros, que completa el programa dotado con 100.000 millones de euros habilitado el pasado 17 de marzo para paliar los efectos de la crisis generada por la expansión del coronavirus sobre el tejido productivo.

En concreto, 7.500 millones de euros irán destinados a autónomos y pymes, en línea con lo realizado en los tramos anteriores, mientras que los 5.000 millones de euros restantes de avales son para el resto de empresas.

16.000 MILLONES PARA LAS AUTONOMÍAS

Asimismo, el Consejo de Ministros ha aprobado el reparto de 16.000 millones de euros entre las comunidades autónomas no reembolsables y destinados a ayudarles a superar la crisis causada por el coronavirus, con un primer fondo de 9.000 millones dedicado a cubrir el gasto sanitario.

Los 2.000 millones de euros que el Gobierno destinará a la Educación dentro del Fondo COVID-19 se abonarán en septiembre y el 80% se destinará a los alumnos de 0 a 16 años. Así, lo ha explicado la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministro, en el que se ha aprobado el fondo.

Concretamente, Montero ha señalado que esta partida se abonará en septiembre por el comienzo curso escolar y que el 80% del importe se distribuye en las enseñanzas de 0 a 16 años mientras que el 20% restante se destina a las de 17 a 24 años, dirigida a «cubrir las necesidades de los universitarios».

Se trata de unos fondos no reembolsables y destinados a ayudarles a superar la crisis causada por el coronavirus. Inicialmente, el Gobierno planteó un fondo de 10.000 millones para gasto sanitario, otro de mil millones para asuntos sociales y 5.000 millones más para compensar la caída de ingresos.

Finalmente, 9.000 millones se destinarán a esos gastos sanitarios, otros 2.000 millones se destinarán a un fondo de educación y se mantendrá el tercer paquete para compensar la recaudación hundida. De esta última parte, 800 millones irán a compensar la disminución de la facturación de los servicios de transporte, como metro, cercanías o autobuses interurbanos.

La ministra Montero ha subrayado que este fondo supone un «balón de oxígeno real» para atender a las necesidades de las comunidades autónomas que permitirá además pagar «en tiempo y forma» a los proveedores y acceder a la liquidez extraordinaria que estas administraciones necesitan y ha hecho hincapié en que  supone la «mayor transferencia que jamás» se ha hecho a las comunidades autónomas y demuestra el compromiso del Ejecutivo de garantizar que todos los ciudadanos son iguales independientemente de donde vivan.