Mañueco ha visitado esta mañana varias empresas agroalimentarias

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha vuelto a mostrar el apoyo de la Junta a la industria agroalimentaria y al sector cooperativista, pilar de buena parte de la producción de alimentos de Castilla y León. Mañueco ha redoblado este compromiso en el transcurso de las visitas que hoy ha girado a las instalaciones de una de las plantas de la empresa Calidad Pascual, en Aranda de Duero, y a la cooperativa Agropal, en Palencia.

Durante su visita a las provincias de Burgos y Palencia, el presidente de la Junta ha anunciado que la convocatoria de ayudas de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural para apoyar las inversiones en la industria agroalimentaria de Castilla y León destinadas al mantenimiento del empleo, que contaba con 35 millones de euros, se ampliará hasta los 65 millones con objeto de priorizar aquellos proyectos de inversión que apoyen a trabajadores afectados por la situación derivada del Covid-19

En esta convocatoria, las subvenciones podrán alcanzar los 640.000 euros para aquellos proyectos de inversión valorados entre 1.000.000 y 2.000.000 euros. Para proyectos de más de 2.000.000 euros, la ayuda máxima será de 1.100.000 euros, pudiendo alcanzar un máximo de 3.000.000 euros en los casos de reincorporación de trabajadores afectados por ERTE a raíz del COVID-19. También se destinarán 4.059.138 euros para apoyar inversiones en el sector forestal, de los cuales 3.059.138 euros también contemplarán entre sus criterios de priorización la protección del empleo afectado por la crisis provocada por el COVID-19, mientras que el restante millón de euros cubrirá la resolución de la convocatoria de 2019 pendiente de resolver.

COOPERATIVAS

Durante su visita a uno de los centros productivos de Agropal, una de las diez cooperativas de primer grado con mayor facturación de España, el presidente de la Junta ha destacado que las cooperativas son una pieza esencial del mundo rural de Castilla y León y en estos momentos de dificultad están mostrando su fortaleza para sortear las dificultades desde la unión, así como su importante contribución a la producción y abastecimiento de alimentos a la población con regularidad y con los más altos estándares de seguridad y calidad.

El movimiento cooperativo factura en Castilla y León más de 2.500 millones de euros al año, cuenta con 44.650 socios cooperativistas y genera más de 3.500 empleos en la economía autonómica.