Presidentes y consejeros delegados del Ibex 35 han sido algunos de los primeros clientes que han disfrutado de una experiencia única en el sector hotelero de León: el Palacete Colonial, tras su reapertura después del parón obligado por el estado de alarma y confinamiento derivado de la pandemia del coronavirus. Buen gusto, lujo, domótica y alta tecnología y atención personalizada convierten a este hotel en exclusivo en la ciudad de León. Son solo 12 habitaciones, pero cada una de ellas distinta, con una decoración y ambientes muy cuidados, confortables, intimistas, seguras, sin faltar ningún detalle y en pleno centro de la capital leonesa, en el número 24 de la Avenida Ordoño II.

Una de las habitaciones del hotel/MC

Palacete Colonial es un edificio postmodernista de la segunda década del siglo XX. Su restauración ha sido impecable. Conserva la gran escalera central, con un excepcional pasamanos de madera noble, diseñada por los grades ebanistas leoneses de principios del pasado siglo. También se han rescatado e incorporado vidrieras históricas, suelos hidráulicos, colosales columnas dóricas de piedra y cenefas de yeso con decoración vegetal. Estos elementos originales se han combinado con gusto con una decoración minimalista, moderna, en la que predominan los colores suaves y elementos de diseño muy de vanguardia como mesitas, lámparas, telas que recuerdan las pinturas chinas y filipinas del XIX o los exclusivos cuartos de baño.

Las habitaciones, cuidadas al detalle/ MC

Habitaciones amplias, con todos los elementos necesarios para una estancia agradable y confortable. Todos los detalles muy cuidados. Y ahora, con una oferta de estancia de cuatro días con un programa de visitas a la provincia muy cronometrado y siempre con traductores o guías especializados y con una experiencia gastronómica en auténticos templos de la cocina tradicional y de vanguardia de la provincia.

Puertas blindadas garantizan la seguridad e intimidad de los clientes en cada una de sus habitaciones. Camas enormes, de dos metros, vestidas con sábanas de 300 hilos, albornoces de terciopelo y televisores  de alta calidad con acceso a canales internacionales. Patio común, gimnasio y una piscina climatizada a punto de entrar en servicio. Régimen de alojamiento y desayuno.

Patio interior/ MC

El gerente del hotel, el empresario leonés, Pedro Llamas, cuya trayectoria se caracteriza por la diversificación y capacidad de riesgo, ultima un acuerdo con un mayorista nacional para colocar la oferta de este hotel en plataformas muy especializadas y exclusivas.

Sí, una oferta de lujo. No hay nada en León como este hotel, orientado hacia un cliente de alto standing, exigente, culto y de alto poder adquisitivo.

Fachada del hotel/Agoda