El consejero de Fomento de la Junta, Juan Carlos Suárez Quiñones, ha presidido esta mañana un acto íntimo de preinauguración del edificio que en el futuro acogerá el Museo Diocesano y de Semana de León, ubicado en parte del Seminario Mayor, al lado del Obispado y justo enfrente de la Catedral. La imposibilidad que de que Suárez Quiñones pueda asistir el próximo miércoles, 1 de julio, a la inauguración oficial de la remodelación del edificio, ha provocado este acto, al que ha asistido un puñado de autoridades, entre ellas el obispo, Julián López; el ecónomo en funciones por jubilación y presidente de la Fundación del Museo, Pedro Puente; el diputado provincial, José Pellitero; la directora general de Vivienda, María Pardo; y el propio consejero.

La celebración el próximo 1 de julio del debate en las Cortes del Estado de la Comunidad impide a Suárez Quiñones asistir al citado acto inaugural. Sorprende que no haya participado ningún representante municipal en esta visita preinaugural de la mañana, toda voz que el Ayuntamiento es contribuyente neto y patrocinador de las obras.

Tras la conclusión de las obras, ahora queda por redactar el plan museístico y cerrar con la Junta de Semana Santa su contribución al museo, que será en gran parte en tallas, ornamentos, imaginería, tronos y carrozas procesionales. La ayuda económica de las cofradías y hermandades de la Semana Santa al museo ha sido inapreciable. La cuestación popular que se abrió hace años para tal fin tampoco ha conseguido atraer fondos apreciables.

El presupuesto total de las obras de remodelación de gran parte de la casona del Seminario (S.XVIII) ha ascendido a casi 5 millones de euros, de los que la Junta de Castilla y León ha sido el principal donante, con algo más de 2 millones de euros. El Ayuntamiento ha aportado medio millón de euros y la Diputación ha contribuido con 200.000 euros, en un acuerdo excepcional ya que León no es territorio de actuación de la Diputación.

Las autoridades posan en la entrada del museo

El titular del edificio es una fundación creada exprofeso y presidida por el sacerdote –el cura de los gitanos- Pedro Puente, ecónomo en funciones de la Diócesis, ya que se ha jubilado al cumplir 75 años. El Obispado ha cedido la titularidad de este edificio a la Fundación, lo que ha sido reconocido por el consejero de Fomento como “un hecho de gran generosidad por parte de la Iglesia”.

Todas las partes implicadas esperan que el Museo de la Diócesis y de la Semana Santa pueda ser inaugurado a principios del próximo año. En este sentido se espera que, al final, el peso del Museo Diocesano sea más importante que la parte dedicada a la Semana Santa porque el Obispado guarda en sus almacenes centenares de obras de arte procedentes de toda la provincia, que no se han podido exhibir hasta ahora. Un auténtico tesoro oculto que ahora podrá mostrarse.

Un asunto importante sin resolver es la cuestión del mantenimiento del edificio, ya que la Fundación, titular del edificio, no tiene recursos pues todo lo ha dedicado a sufragar las obras. Se calcula que el mantenimiento y limpieza de este enorme edificio puede superar los 200.000 euros anuales. La venta de entradas puede ser una fuente de ingresos para paliar el déficit con el que nace la Fundación, pero insuficiente.

INCENTIVO TURÍSTICO

En su visita de esta mañana, el consejero de Fomento ha resaltado la trascendencia de este futuro museo para la ciudad, como polo de atracción turística y como revulsivo para la economía local. “El museo va a ser un gran foco para mostrar la historia, el arte y la cultura de León y “como atractivo turístico de primer orden”, además de “ser un recurso permanente. Se va a poder vivir la Semana Santa todo el año”, ha concluido Suárez Quiñones.

El gran patio con su enorme bóveda acristalada es uno de los principales atractivos arquitectónicos del edificio, que acoge enormes pasillos y grandes salas, además de un espectacular salón de actos, ya en funcionamiento desde hace meses.