Un simple anuncio en el escaparate de una ferretería en el barrio del Mercado, en pleno casco histórico de la capital leonesa, ha reabierto el debate entre la gente de la calle sobre la situación económica real en León. “Este autónomo cierra por vacaciones los días 16 y 17”. Así reza el cartel de la ferretería El Mercado. ¿Puede un autónomo permitirse coger vacaciones? Si un autónomo no trabaja, no cobra. Esta es la cuestión. El propietario de la ferretería que ha colgado en su escaparate este cartel denuncia con este simple hecho la precariedad por la que atraviesa el colectivo de autónomos en la provincia leonesa. Coger dos días de vacaciones es todo un lujo para muchos autónomos. Al menos para este tipo de autónomos, cuyos ingresos dependen de subir todos los días las trapas de sus comercios y esperar a que entren los clientes.

En este tipo de comercios, internet, las ventas on line, son la auténtica amenaza. Cada vez son más los clientes que entran, preguntan por un artículo determinado, se interesan por su funcionamiento, precios y características, comprueban la calidad, dicen que se lo van a pensar y luego hacen la compra por internet.

El comercio está en pleno retroceso en el casco histórico de León, expulsado por el avance de una hostelería agresiva. Los vecinos también huyen del barrio debido a la masificación turística y, sobre todo, al ruido callejero. Dentro del casco histórico, el barrio del Mercado resiste a esta tendencia. Hay comercios que aguantan, como esta ferretería. Es una zona de paso y predominan los bares de toda la vida. Es paso de peregrinos y está previsto que en los próximos meses abran dos nuevos hoteles. Es un oasis, el último reducto de un casco histórico en decadencia.

Un dato importante, que demuestra la dependencia de la economía provincial de los autónomos: el 60% de las empresas leonesas son autónomos unipersonales.

SER AUTÓNOMO

Ser autónomo en León –como en el resto de España- es llorar. Las últimas estadísticas aseguran que la provincia leonesa pierde cada día un autónomo. En el primer semestre de 2019, León ha perdido 165 autónomos. La provincia cuenta en la actualidad con 37.231 autónomos. Y la tendencia es a la baja. Emprender es cada vez más una acción heroica cuando no desesperada.

En una reciente entrevista con representes de autónomos a nivel nacional, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, recogió las principales demandas y exigencias de los autónomos, como facilitar el acceso a la jubilación a autónomos con pequeñas deudas a la Seguridad Social, seguir mejorando la protección social, dar seguridad jurídica a las deducciones fiscales de los autónomos, sacar adelante el decreto de representatividad y creación del Consejo del Trabajo Autónomo y una agenda 2025 que orienten las políticas de autónomos y emprendimiento y la legislación a la realidad actual de las relaciones mercantiles y el trabajo por cuenta propia. También se interesó por  la necesidad de poner en marcha un régimen sancionador para aquellos que incumplan los plazos de pago estipulados por ley de Morosidad. La morosidad es uno de los principales problemas que sufren los autónomos y que frenan en seco su continuidad y consolidación.

Otras reivindicaciones históricas de los autónomos son la mejora del acceso al desempleo, cotizar  por los ingresos reales, atención especial para los autónomos que ingresan menos de 12.000 euros al año, combatir los falsos autónomos y consolidar la tarifa plana -60 euros al mes durante un año- en la cotización para los nuevos autónomos.

Actualmente las cotizaciones mensuales de los autónomos oscilan entre los 283,3 euros y los 1.221 euros. El pago de esta cuota abarca las contingencias comunes, las profesionales, tanto la incapacidad temporal como permanente, muerte o supervivencia, el cese de actividad y las medidas de formación, orientación profesional y promoción de la actividad emprendedora.

Al inicio del año, los autónomos se han beneficiado de nuevos avances como la mejora de las condiciones para acceder al desempleo, no cotizar a partir de dos meses de baja por enfermedad o que las mujeres que se incorporen al trabajo después de una baja maternal sólo coticen por la tarifa plena de 60 euros durante un año.

Así y todo, el mes de julio ha sido desastroso para los autónomos. En este mes se ha registrado en España  la mayor caída de afiliación de autónomos desde 2009 y se han perdido 800 autónomos al día, cifra récord en la última década.