Reabre la exposición “La imaginería escondida” en Palat del Rey

Desde el lunes y sólo hasta el 15 de junio, con aforo limitado y cumpliendo las estrictas medidas de higiene y de distancia

El comité organizador de la Exposición “La Imaginería escondida” ha decidido reabrir la muestra en la iglesia de San Salvador de Palat del Rey de la capital leonesa, a partir del próximo lunes día 1 de junio y hasta el 15 del mismo mes, ambos inclusive, y en el horario habitual. Siguiendo las recomendaciones del Obispado de León y con las medidas actuales para espacios expositivos el aforo se verá reducido a un tercio del total y las visitas se harán a título personal; no estarán permitidas la entrada a grupos numerosos y tampoco se celebrarán actos de ninguna clase.

Una gran oportunidad para visitar esta exposición de una serie de obras de arte de propiedad privada, que pronto regresarán a los hogares de los que provienen.

LA EXPOSICIÓN

Una serie de coleccionistas privados de arte han decidido exponer parte de sus tesoros, hasta ahora reservados a su disfrute personal, en la iglesia mozárabe de Palat del Rey en el centro de la capital leonesa. La exposición, bajo el título de “La imaginería escondida. Devociones particulares y arte sacro en León” podrá visitarse, tras el paréntesis del confinamiento debido a la pandemia del coronavirus,  hasta el 15 de junio. Es una oportunidad única e histórica para contemplar algunas piezas del arte sacro, muchas de ellas procedentes de la provincia de León, de gran importancia histórica y artística.

La iniciativa es absolutamente privada, personificada en Alejandro Grande, un imaginero leonés, establecido en Sevilla y que aporta a esa exposición algunas de sus obras. Grande participaba el pasado año en los actos del 30 aniversario de la Fundación MonteLeón, concretamente en un debate sobre emprendimiento en el mundo artístico y creativo.

Y junto a Grande, Manuel García Díaz, coleccionista de arte, quien ha convencido a otros colegas a que abran sus casas y ceden piezas significativas para esta exposición temporal.

Alejandro Grande asegura que esta exposición es un motivo de reflexión sobre la importancia de la iniciativa privada “como promotora de arte y, muy especialmente, de una temática tan amada como odiada como es la religiosa, lo sacro”. Sobre la exposición, Grande explica que “se nos presentan desde curiosas tallas fechables en torno al siglo XVI, hasta algunos grandes nombres de la imaginería actual, pasando por representaciones de la escultura religiosa contemporánea y pintura sacra de diversa temática y datación”.

La exposición gira en torno a cuatro grupos iconográficos. En primer lugar –se puede leer en el folleo explicativo- la infancia de Jesús, siendo numerosas las muestras por su profusión en la piedad del hogar. La iconografía mariana compone el segundo bloque, que hace hincapié en los modos en que se presenta cada advocación de la Virgen. El tercero es la pasión de Cristo, que vertebra piezas según el relato bíblico de la pasión y muerte de Jesús. Y, el último, dedicado al santoral, que aúna las representaciones que llenan la variada religiosidad católica: santos, mártires, apóstoles, patronos, etc.”.

Los coleccionistas que aportan obras a esta exposición son Manuel García Díaz, Andrés García Moreno, Roberto Álvarez, Gabriel González Villalba, Javier Emperador Marcos, Mario Díez Ordás, Aitor Álvarez Bardón, Gonzalo Márquez y Víctor Moreno.

Han colaborado en hacer realidad esta muestra excepcional la Federación de Asociaciones de Vecinos Rey Ordoño, la Fundación Caja Rural, el Obispado que ha cedido Palat del Rey y el Ayuntamiento.