La Cumbre del Clima celebrada en Madrid el pasado diciembre ha hecho evidente, entre muchas otras, la necesidad de abordar los retos climáticos como sociedad. No se trata solo de medidas concretas ahora, sino de una profunda reflexión por parte de todos y en todos los campos de cara a las décadas venideras.

Queremos reflexionar que trata este tema y sus efectos en algunos campos como las relaciones laborales y la inmigración, la producción empresarial y el consumo responsable, inspirados por estudios recientes y especialmente, de reflexiones promovidas desde diferentes ámbitos de la educación españoles, entre ellos, la propia Universidad de León.

LAS MIGRACIONES ECOLÓGICAS

El profesor Juan José Fernández Domínguez, Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social y Decano de la Facultad de Derecho en la universidad de León, ha hablado recientemente por ejemplo de las consecuencias que tiene el fenómeno del cambio climático en el mundo laboral, en el desarrollo de los países y, por tanto, en la migración.

Plantea la «fuga de cerebros» que suponen los desplazamientos con motivos medioambientales, como pueden ser la deforestación, las inundaciones o las catástrofes.

 Además, es un dato poco conocido que los países que menos contribuyen a empeorar las condiciones climáticas, son los que más se ven perjudicados por sus efectos.

Muchas personas que padecen problemas económicos y sociales que parten de causas ecológicas, se ven obligadas a emigrar buscando un futuro mejor. Son los llamados «ecorrefugiados», de los que han hablado autores como Natalia Andrade, especialista en este tema.

Dentro de estas «migraciones ambientales» desde países pobres, inocentes en muchos casos respecto a la barbarie, se van muchas mentes brillantes. Esto genera décadas perdidas en sus países de origen, ya que los jóvenes con acceso al estudio que pueden contribuir a modernizar sus países simplemente trabajan en otros países.

EL PROSUMO DE ENERGíA

Los profesores Miguel Simón y Jorge Blanes, del Departamento de Ingeniería Eléctrica y de Sistemas y Automática de la ULE, son parte del Grupo de Investigación ERESMA (Energy Resources’ Smart Management) de la Universidad de León (ULE), con sede en la Escuela de Energía y Minas.

Este grupo ha implementado una microrred inteligente en la mencionada Escuela de Minas que gracias a dos plantas fotovoltaicas y un sistema de acumulación de baterías de iones de litio es capaz de satisfacer parte del consumo energético del edificio y minimizar su huella de carbono, situándola a la vanguardia del autoconsumo energético. En sus instalaciones se están probando también novedosas tecnologías de gestión activa de la demanda energética.

Defienden un «prosumo» inteligente de energía donde el receptor no se limita a «consumir» sino que participa de forma activa, evaluando los pros y contras de la elección de diferentes tipos de productos o tecnologías, obteniendo la información por sus propios medios o formación para elegir aquellas que tengan en cuenta la sostenibilidad.

EL MARKETING PARA EL CONSUMO RESPONSABLE

David Abril, profesor de la Facultad de Económicas, defiende un marketing ecológico que fomente un consumo responsable frente al cambio climático. Defiende que nos convirtamos en «prosumidores» que, antes de elegir una empresa o producto, analicen si ejerce medidas de consumo responsable y si desarrolla estrategias y actuaciones que reviertan el efecto del cambio climático. 

Interesantes reflexiones de aquellos que tienen en sus manos la formación de los que en unos años, tendrán en sus manos el destino de todos. Un granito de arena que llega desde la Universidad de León que se suma a la responsabilidad climática para implicar a todos en un futuro más verde.