Aunque se suceden continuamente los comunicados en uno y otro sentido por parte de la compañía y el gobierno, parece ser que el norte peninsular no es una prioridad para RENFE, cuya clara apuesta parece estar focalizada en Cataluña.

Así, la línea León-Madrid no se verá reforzada, no tendrá opción de AVE de bajo coste Avlo ni Talgo Avril – que se irá al este peninsular y a la línea Madrid-Sevilla – y tampoco parece que vaya a conseguir nuevas estructuras más allá de la continuidad de la Variante de Pajares, lo que supone que León – que es la única ciudad AVE a la que el tren llega por vía única – se quedará sin la doble vía para el enlace de alta velocidad.

Se paralizan todos los planes de desarrollo para León y Asturias en el medio y largo plazo y aunque esto pueda parecer el peor de los escenarios, hay que tener en cuenta de que podía haber sido mucho peor, después de que las presiones políticas consiguieran que se reconsiderase la decisión de acabar con los trenes AVE hacia el norte peninsular. No hay pasos atrás pero tampoco hacia adelante. De momento sólo queda conformarse.