Los grupos políticos de la Diputación siguen ensimismados en una larga luna de miel política. En el pleno de esta mañana, la verdad que de puro trámite, todos los puntos se han aprobado por unanimidad. El Pleno ha durado apenas 45 minutos y sólo al final, en el capítulo de ruegos y preguntas, se ha roto el sopor. Eso sí, hasta a la hora de preguntar, los portavoces de la oposición anteponen su intención constructiva, como si temiesen romper un plato o desencadenar la ira de los dioses.

Rogaba el portavoz del PP, Castañón, que la Diputación se pronunciase a favor del desarrollo total de los regadíos de Payuelos, un asunto que ha sido cuestionado por la Confederación Hidrográfica del Duero. La respuesta ha sido contundente por el auténtico hombre fuerte de la Corporación, Matías Llorente, veterano diputado provincial ahora en las filas de la UPL y líder del sindicato agrario UGAL. Asegura Llorente que “el pantano no es una vaca lechera”, que ha habido suerte en los dos últimos años en los que el pantano se ha llenado al cien por cien, pero que cuando no sea así “no habrá agua para todos”. Riaño puede regar un máximo de 80.000 hectáreas, ni una más. No es que Llorente dé la razón a Confederación sino que hace un análisis realista sobre el futuro. Y actualmente Riaño está al límite, riega Payuelos, parte de tierras del Porma y del sur de la provincia y hasta hay un trasvase de aguas en Galleguillos con destino al sistema del río Carrión, cuyos regantes no han hecho nada para modernizar sus regadíos por lo que parte de esa agua va a los polígonos industriales de Palencia y Valladolid.

Llorente (UPL), PSOE, PP y Ciudadanos lo tienen claro: primero las tierras de León y, luego, el resto, siempre y cuando los regantes del Carrión se pongan las pilas e inviertan en la modernización de sus regadíos para racionalizar el uso de un agua que se embalsa a costa de la solidaridad y esfuerzo de los leoneses. Más claro agua y nunca mejor dicho.

ESTACIONES DE ESQUÍ

El mismo consenso y unanimidad se ha observado a la hora de respaldar las negociaciones de Diputación con el Principado de Asturias para, primero, firmar un convenio de colaboración para gestionar y promocionar conjuntamente las cuatro estaciones de esquí limítrofes entre ambos territorios. Y, en segundo lugar, comenzar a negociar la fusión física y de gestión de esas estaciones. El portavoz del PSOE, Nicanor Sen, anunció que en febrero continuarán las negociaciones bilaterales y se mostró optimista de que en esta legislatura se llegue a un acuerdo definitivo.

Y poco más. Respaldo unánime para reclamar ante Europa un mejor trato para España en la distribución de los fondos de Transición Energética o en la petición de ayudas a cargo del 1,5% cultural para el patrimonio artístico leonés.

Este clima de unanimidad política en Diputación, rara avis en la política leonesa, no es casualidad. Se debe al decidido propósito del presidente, el socialista Morán, de fomentar el diálogo con la oposición, aplicar criterios de transparencia y, sobre todo, practicar la claridad absoluta con entrega de documentación a los grupos en tiempo y forma. Lo dicho, una auténtica luna de miel política.