El Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo ha rendido homenaje a Saúl Fernández Reyero; un usuario del Centro de Día de Trobajo del Camino que hoy ha cumplido cien años. En un pequeño acto celebrado al aire libre, y en el que se han guardado todas las medidas de seguridad, Saúl ha recibido el reconocimiento del municipio, que tradicionalmente homenajea a los vecinos y vecinas que alcanzan un siglo de vida.

La alcaldesa, Camino Cabañas, y la concejala de Bienestar Social, Liliana Izquierdo, han acompañado a la familia más cercana del centenario en un emotivo encuentro en el que una compañera del centro le ha leído un bonito texto sobre el significado de la vida.

Además, la regidora y la edil le han entregado una placa conmemorativa de su centenario en la que se podía leer “La edad tan solo es la huella de los caminos que hemos recorrido”.

Saúl Fernández Reyero nació en Renedo de Valdetuéjar el 27 de agosto de 1920, que trabajó como vigilante en la mina de Prado de la Guzpeña y en la de Taranilla, realizando también labores de campo y de cuidado del ganado, como era costumbre en la época.

Casado en 1948 y padre de cuatro hijos, fue presidente de la Junta Vecinal de su pueblo durante muchos años por su implicación en la vida de la localidad, donde siempre se mantuvo activo en la ayuda a sus vecinos.