El patrimonio histórico artístico de la capital leonesa se enrique un poco más con los nuevos descubrimientos de restos arqueológicos que están deparando las obras de adecuación del Museo de la Basílica de San Isidoro, uno de los edificios emblemáticos del devenir histórico de la ciudad.

Cabildo de San Isidoro, Junta de Castilla y León y Fundación Caja Madrid han destacado la eficacia de la colaboración público-privada en este tipo de obras de gran repercusión artística e histórica. Representantes de estas instituciones han presentado los resultados de las excavaciones arqueológicas que afectan en los accesos al Museo de San Isidoro.

San Isidoro
Restos tardorromanos y medievales en el subsuelo/ MC

Las obras han vaciado toda la zona y se ha bajado el nivel del suelo. El resultado ha sido la aparición de dos hornos de fundición, en muy buen estado de conservación, y que en su día sirvieron para fundir las campanas de la Basílica. No hay que olvidar que San Isidoro posee la campana más antigua de España. Este descubrimiento tiene importancia porque lo normal hasta ahora es que se destruyeran, una vez fundidas las campanas. Estos hornos están datados en la baja Edad Media o comienzas de la Edad Moderna. Sólo el horno que se conserva casi intacto será visible para los visitantes; el otro, se tapará, una vez que se documente.

San Isidoro
Elemento decorativo del S.XVI, empotrado en una pared/ MC

El vaciado de toda esta zona ha permitido, asimismo, encontrar restos tardorromanos en la parte más baja, así como muros y paramentos medievales. También se ha descubierto una gran puerta monumental, que se acondicionará para el nuevo acceso al Museo.

Precisamente el descubrimiento de esta gran puerta, que estaba tapada, ha arrojado varios elementos arquitectónicos utilizados de relleno, como son dos piedras labradas con elementos grutescos del siglo XVI. Estas piezas podrán ser contempladas por los visitantes.

San Isidoro
Fachada de la zona del Museo en obras/ MC

EL NUEVO MUSEO

Las obras de remodelación permitirán ampliar el Museo de San Isidoro hasta los 3.000 metros cuadrados, lo que permitirá visitar la escalera renacentista, el adarve de la muralla o las galerías altas del claustro, así como piezas excepcionales como el Pendón de San Isidoro o el ajuar funerario de la infanta doña María.

Al mismo tiempo, la Junta está financiando las obras de restauración del claustro románico y de la cámara de doña Sancha. El presupuesto de estas obras asciende a los dos millones de euros. Las obras no concluirán hasta el verano de 2020.