La Universidad de León ha tomado la decisión de suspender los actos en honor a su patrón, San Isidoro, que estaban previstos para el próximo 24 de abril. Las circunstancias extraordinarias causadas la pandemia por coronavirus Covid-19 han obligado al rector, Juan Francisco Marín, a tomar esta decisión para garantizar la salud de profesores y alumnos, evitando en la medida de lo posible los contagios por el virus.

San Isidoro ha sido siempre un día festivo y de alegría para todos los que forman parte de la ULE, porque además de la celebración del día de su patrón, es la jornada elegida para entregar los Premios Extraordinarios de Doctorado, las Distinciones Honoríficas a quienes han cumplido 25 años de servicio en la institución y también aquellas que se otorgan a los miembros de la comunidad universitaria que han alcanzado ya su jubilación.