Pedro Sánchez

Nueva rueda de prensa telemática dominical del presidente del Gobierno. En esta ocasión ha dejado claro tres mensajes: 1) El coronavirus no está vencido por lo que no hay que cantar victoria. 2) Pide al resto de los partidos políticos una “desescalada de la tensión política” con el fin de llegar a unas bases mínimas para consensuar un Pacto de Reconstrucción o segundos Pactos de La Moncloa. Y 3) los acuerdos aprobados en el Eurogrupo hace unos días no son suficientes, por lo que España seguirá reclamando una respuesta más ambiciosa.

Sánchez ha asegurado, tras la reunión de esta mañana con todos los presidentes autonómicos que”aún no está en fase de desescalada” en la lucha sanitaria contra el coronavirus y que “los resultados todavía no recogen los efectos de la hibernación. Estamos lejos de la victoria, pero son los primeros pasos. Tenemos que seguir combatiendo”, añadiendo que “la desescalada, comenzará, como pronto, dentro de dos semanas”.

Por eso ha recordado que se mantiene la orden de confinamiento, salvo el retorno de las actividades económicas no esenciales, a partir de mañana lunes.

En otro orden de asuntos, Sánchez ha pedido este domingo a todos los partidos «una desescalada de la tensión política» y ha abogado por la unidad para hacer frente a la crisis del coronavirus, poniendo como ejemplo el consenso alcanzado hace 40 años en la Transición con los Pactos de La Moncloa. En este sentido ha añadido que el coronavirus no distingue de territorios ni de color político, por lo que la respuesta «debe ser común, unida». Esto debe hacerse, a su juicio, a través de un gran pacto de reconstrucción económica y social que se selle en los nuevos Pactos de la Moncloa que quiere impulsar el Gobierno y que el presidente quiere que se formalicen esta misma semana en una primera reunión.

PRÓXIMA REUNIÓN

En este sentido, Sánchez ha anunciado que en los próximos días se reunirá con todos los partidos políticos y los agentes sociales para impulsar los nuevos Pactos de la Moncloa que sienten las bases de la reconstrucción económica y social de España por la crisis del coronavirus y ha apelado  a la unidad de toda la sociedad y de todas las fuerzas políticas, por lo que ha defendido una «desescalada urgente» de la tensión política en la que se dejen a un lado ya «el lenguaje agresivo y las palabras gruesas».

«Me comprometo a trabajar en ello. La rebaja en la tensión política debe empezar ya para dar paso a la unión política», ha enfatizado el presidente del Ejecutivo, que ha dicho que el conjunto de la sociedad es el mejor ejemplo.

El presidente ha añadido que la tarea que España tiene por delante es «ingente» y que necesitará la aportación de todos. «Estamos inmersos en una guerra total que nos incumbe a todos tanto en plano nacional como europeo y global».

Con respecto al reciente acuerdo del Eurogrupo para afrontar las ayudas europeas en la reconstrucción, Sánchez ha reconocido que el acuerdo de la UE “no colma todas las demandas” y, por ello, España seguirá reclamando una respuesta más ambiciosa de ayudas.