Los presidentes de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; de Aragón, Javier Lambán; y de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, han mantenido hoy un encuentro en la capital soriana en el que han acordado la firma de una solicitud conjunta de los tres gobiernos autonómicos para la designación de las provincias de Cuenca, Soria y Teruel como “zonas más desfavorecidas”, debido a su situación demográfica, en el próximo mapa de ayudas regionales, y puedan disfrutar así del régimen especial de ayudas de compensación a las actividades económicas. De este modo, el Gobierno de España podrá aplicar deducciones fiscales o en las cuotas de seguridad social a las empresas de estas zonas.

En este documento se solicita al Gobierno de España que dirija la notificación oportuna a la Comisión Europea para que se modifique el Mapa Español de Ayudas Regionales aplicable al actual periodo de programación y al periodo 2021-2027, de tal manera que las provincias de Teruel, Soria y Cuenca, como zonas NUT3 que tienen una densidad de población inferior a 12,5 hab/Km2, reciban la consideración de zonas con muy baja densidad de población. Y de este modo, permitan aplicarles el régimen especial de ayudas de compensación a las actividades económicas aprobado para determinados países nórdicos.

Según han explicado los tres presidentes al término de esta firma, las empresas establecidas en las provincias de Cuenca, Soria y Teruel que cuentan con una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por km2 se enfrentan a dificultades específicas que es preciso reconocer mediante la identificación de dichas provincias como zonas más desfavorecidas en términos de desarrollo económico, en virtud del artículo 107, apartado 3, letra a) del TFUE, dentro del mapa de ayudas regionales que el Gobierno español ha de notificar a la Comisión para su entrada en vigor el 1 de enero de 2021. Este reconocimiento podría también ser aplicable a otras zonas adyacentes y contiguas a estas provincias que también cuentan con menos de 12,5 hab/Km2.

Además, las consecuencias de la pandemia causada por el coronavirus van a ahondar los desequilibrios que padecen estos territorios, haciendo que se reduzca aún más su tejido industrial, lo que alimentará su despoblamiento.

Por todo ello, su situación solo podrá revertirse mediante el establecimiento de regímenes de ayudas con finalidad regional en las condiciones que se aplican en las zonas designadas como de “muy baja densidad de población”. Estas zonas también pueden ser reconocidas como tales por la Comisión Europea mediante una decisión individual relativa a un mapa de ayudas en vigor en el momento de la concesión de la ayuda.

MAÑUECO

Durante su intervención, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha destacado que con este acuerdo se pone de manifiesto una vez más que la concordia es posible entre distintos territorios y entre distintas orientaciones políticas.

Asimismo, ha señalado que Castilla y León apuesta por políticas para avanzar y crecer juntos, y para beneficiar a las personas, lo que constituye la verdadera razón de ser del Estado de las Autonomías: servir a las personas.

LAMBÁN

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha puesto en valor acuerdos como el de hoy, con presidentes a pie de calle, vinculados al mundo local antes de ser presidentes, y conscientes de que para afrontar el gran problema de la despoblación no sirven fórmulas mágicas ni gaseosas, sino acciones coordinadas, con peso institucional.

Además, se ha mostrado dispuesto a solicitar que otros territorios de las tres comunidades también se beneficien de estas mismas medidas.

GARCÍA PAGE

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha puesto en valor este encuentro de trabajo con los presidentes de las comunidades de Aragón y Castilla y León en relación con la España vaciada, para que los compromisos adquiridos “tengan consecuencias en la financiación europea y en la financiación del Estado”. En este sentido, ha recordado que la lucha contra la despoblación es “uno de los ejes de trabajo para la presente legislatura” del Ejecutivo que preside.

Si bien en la anterior legislatura ya se dieron pasos para recuperar servicios públicos en el entorno rural, con la reapertura de centros educativos o consultorios locales, los avances más destacados en este sentido cristalizaron con la puesta en marcha de proyectos ITI (Inversión Territorial Integrada). A través de esta iniciativa –ha recordado García-Page- ya se han movilizado más de 869 millones de euros de fondos estructurales, desarrollados en 102 líneas de actuación, y que han llegado a más de 630 municipios de la región. Además, el Gobierno regional tiene la intención de aprobar en la presente legislatura la Ley de Desarrollo Rural Territorial y contra el Despoblamiento, ha subrayado el presidente castellano-manchego.