Palacio Grajal de Campos
La escalera, apuntalada/ MC

Los cimientos sobre los que se levanta la escalera del palacio renacentista de Grajal de Campos han fallado. Las obras de restauración han tenido que ser suspendidas inmediatamente. Han saltado todas las alarmas. La escalera permanece apuntalada y hay peligro real de que algunas de sus partes se desprendan. La dilatación provocada por el fallo de los cimientos ha separado varios centímetros algunos de sus elementos. Hay que volver a empezar. Comenzando por un estudio al detalle de la situación de los cimentos.

Esta escalera es la auténtica joya arquitectónica de este palacio renacentista en pleno secarral mesetario al sur de la provincia leonesa, en pleno Camino de Santiago y colindante con tierras palentinas. El señor del palacio, Hernando de Vega, un mecenas humanista y renacentista, embajador en El Vaticano y virrey de Sicilia, trae a comienzos del siglo XVI  a Grajal el gusto italiano y lo exhibe en este enorme caserón. De puertas adentro. Toda la construcción gira en torno al patio, un doble patio, alto y bajo, todo él sostenido por arcos de medio punto y columnas de piedra. Un Renacimiento de libro.

Palacio Grajal de Campos
Acceso superior a la escalera/ MC

Y en uno de sus extremos, al lado de la puerta de acceso, se construye la escalera. Única, excepcional en el  norte de España. A imitación de otras similares ya existentes en esa época en lo que es hoy es la provincia de Guadalajara. Y es que los arquitectos vienen de tierras alcarreñas, donde han levantado palacios como el de Cogolludo. Los arquitectos Cristóbal y Lorenzo de Adonza se sienten atraídos por el gran proyecto de Hernando de Vega. Hay que levantar un palacio renacentista en medio de la nada. La familia Vega apoyó al emperador Carlos I en su lucha contra los comuneros y como premio obtuvo el señorío de Grajal, un contrapeso al enorme poder de los benedictinos de la vecina Sahagún.

Y en Grajal, los Vega, levantaron un enorme caserón cuadrangular, con torreones en cada extremo. El exterior es sencillo y robusto. La ostentación se guarda para el interior. Y la escalera, en el gran patio de columnas, es una de las piezas principales. Construida en piedra y adornada con una barandilla de piedra calada, con una especie de serie de lazos, única en esta parte de España. Bastante bien conservada. En mitad de la escalera vigila el tránsito un león de piedra en reposo, vigilante, dócil y leal. Las embocaduras de la escalera están adornadas por portadas labradas en piedra, con adornos florales, hipopótamos y diseños sacados del manual de estilo renacentista a imitación de los grutestos que en su día decoraban la Domus Aurea del emperador Nerón en Roma.

Palacio Grajal de Campos
Magnífica y única barandilla de la escalera, calada en piedra/ MC

El cajón de la escalera esconde en su interior un angosto pasillo por el que los nobles pasaban de las zonas principales a sus aposentos y oratorio. Ese pasillo interior se comunica con la escalera con unas estrechas ventanas o troneras para observar el tránsito por la escalera.

El acceso a las salas principales del palacio se hace a través de puertas cuyo exterior se labra en piedra. Se repiten los armiños, el emblema de la familia de los Vega. Y la decoración vegetal y los grutestos italianizantes. Algunas de estas portadas de piedra siguen medio cubiertas por innumerables capas de cal y yeso. Esperan que les llegue el turno de una lenta, muy lenta, restauración.

Palacio Grajal de Campos
Un león vigila el tránsito por la escalera/ MC

En lo que fueron las salas principales del palacio destacan los restos de yeserías en chimeneas y puertas; así como la azulejería, presente en todas las salas del edificio; los suelos originales y algunas pinturas murales, como las halladas en el oratorio. Esas yeserías y pinturas corresponden a la primera época del palacio. En la recuperación de estos elementos decorativos trabajan quince alumnos y dos profesores de la Escuela de Arte de León. Son tres semanas de trabajo intenso, concienzudo, técnico y muy profesional.

Palacio Grajal de Campos
El patio renacentista del palacio /MC

De todo este complejo arquitectónico destaca, en la parte exterior este, una enorme arcada, logia o galería de arcos de medio punto, sostenidos por columnas de piedra, que da vista a la plaza mayor del pueblo. La galería ha sido restaurada y las partes que se han reconstruido se diferencian perfectamente por su color y textura de las originales. Esta galería es un claro ejemplo de la arquitectura renacentista y un raro caso en España.

Poco a poco el palacio de los Vega en Grajal de Campos va recobrando parte de su antiguo esplendor. Pero queda aún mucho trabajo por hacer. Mucho.

Palacio Grajal de Campos
La logia o galería del palacio que mira a la plaza/ MC