Las denuncias judiciales las carga el diablo y nunca se sabe cómo terminarán. Por eso, la denuncia interpuesta por FUNDOS, con sede en Casa Botines de Gaudí de León, de exigir a Unicaja la devolución de obras de arte e inmuebles por valor superior a cien millones de euros preocupa, y mucho, en la recta final de la posible fusión del banco malagueño con Liberbank, banco con sede en Oviedo.

Los presidentes de Unicaja, Manuel Azuaga, y de Liberbank, Manuel Menéndez, viajaban el lunes a la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Frankfurt, sin conocer los detalles de la denuncia interpuesta por Fundos, que ese mismo día desvelaba el diario El País y que hoy recoge toda la prensa. Especialmente llamativa es la primera página de El Norte de Castilla y la calculada moderación de los diarios en papel de León.

El riesgo de la denuncia interpuesta por Fundos contra Unicaja es que el Juzgado de Instrucción número 9 de León exija medidas cautelares. Están en juego cien millones de euros. Hay que tener en cuenta que el coste de la fusión de Unicaja y Liberbank sería de 400 millones de euros. Un sobrecoste podría desestabilizar las cuentas de la fusión.

El Banco Central Europeo exige a los dos bancos una ampliación de capital como aval para hacer frente a los costes de esa fusión. Unicaja y Liberbank viajaban ayer a Frankfurt para evitar esa ampliación de capital y proponer como alternativa la venta del 22% de las acciones que ambos bancos tienen la aseguradora Caser, cuyo valor podría superar, al precio de hoy, los 220 millones de euros. Ya hay posibles compradores, según aseguran hoy varios medios de comunicación económicos.

La venta de activos por parte de Unicaja tiene un doble objetivo: aumentar el ratio de capital y, sobre todo, bajar su alta tasa de impagos, actualmente situada en el 6,7%, frente al 4,9% de Liberbank. De ahí que Unicaja también haya puesto en marcha un plan para deshacerse de 1.000 millones de euros en activos dudosos.

Queda pendiente, asimismo, la distribución de la representación y del poder en el futuro banco. Ya se da por hecho, que Liberbank sube su representación hasta el 42% de las futuras acciones, aunque aspira a llegar al 45%. Unicaja se resisten a pesar de tener garantiza que la futura sede central estará en Málaga y que la presidencia la ostentará Manuel Azuaga. El presidente de Liberbank, Manuel Menéndez, será el futuro consejero delegado.

Dado lo avanzado del proceso de fusión, la denuncia de Fundos contra Unicaja tiene una destacada importancia, ya que viene a enturbiar la posición de Unicaja y, además, pone de relieve el precedente de cómo Unicaja ha llevado a cabo procesos de fusión anteriores.

Hay un dato relevante, el banco resultante da la fusión Unicaja y Liberbank tendría una cuota de mercado del 14% en Andalucía y de un 22% en Castilla y León. Sin embargo, Unicaja se ha desentendido en los últimos años de Castilla y León, donde no desarrolla proyectos importantes a nivel social, cultural o asistencial.

Y, además, no se descartan ampliaciones o nuevas denuncias de Fundos contra Unicaja.