Edificio El Portillo
Unicaja ondea su símbolo en lo más alto del edificio de El Portillo en León /MC

Fundos (Fundación Obra Social de Castilla y León), con sede en el edificio Botines de Gaudí de León,  ha aceptado la petición de Unicaja Banco, con sede en Málaga, de disponer de más tiempo para preparar el argumentario que rebata la demanda por la que la Fundación le exige la devolución de una serie de edificios, locales y obras de arte, por un importe superior a los cien millones de euros. El titular del Juzgado de Primera Instancia número 9 de León ha fijado el 3 de febrero, festividad de San Blas, como nueva fecha para que ambas partes expongan sus posiciones.

Unicaja atraviesa un momento delicado debido a su baja cotización en Bolsa, a las presiones del Banco Central Europeo para mejorar sus ratios de rentabilidad, a las exigencias del mercado en busca de ganar más tamaño mediante fusiones y a las presiones internas de la plantilla por la aplicación de duras medidas que implican el cierre de oficinas y, sobre todo, el traslado forzoso de empleados desde Castilla y León a Andalucía. Hace unos días, el sindicato mayoritario, CCOO, denunciaba en un comunicado interno la desmoralización y desmotivación de parte de la plantilla.

En este contexto y con la necesidad de cerrar un frente que puede deteriorar aún más la imagen del banco andaluz en tierras de Castilla y León, Unicaja necesita disponer de tiempo para preparar su argumentación, pero, sobre todo, para intentar un acercamiento con Fundos. Sin embargo, desde Fundos la posición se mantiene inflexible. En ningún caso van a facilitar que parte del patrimonio histórico y artístico de León y del resto de la Comunidad pase a un banco sin arraigo en Castilla y León y cuya supervivencia depende de la cotización en Bolsa, de los tipos de interés y de futuras fusiones, lo que podría provocar que muchas de las obras de arte reclamadas pudieran terminar en un futuro cercano en lugares indeterminados de España o del extranjero.

“Nuestro objetivo es defender el patrimonio de Castilla y León” aseguran desde Fundos. Las mismas fuentes se muestran dispuestas a dialogar con Unicaja, siempre y cuando “los representantes del banco andaluz sean del mismo nivel que los nuestros” y concluyen asegurando que “nosotros no tenemos problemas de imagen. El tiempo corre en contra de los intereses de Unicaja. Vamos a ser inflexibles en la defensa de los intereses de esta tierra”.

PROPIEDADES EN JUEGO

Fundos es la heredera de las obras sociales de las antiguas cajas de ahorro España y Duero. Por su parte, Unicaja Banco absorbió al Banco Ceiss, heredero de las antiguas cajas España y Duero. La disputa entre ambas partes se centra en la validez de una adenda al acuerdo de segregación de los bienes que se repartían Fundos y Unicaja. Desde Fundos se quiere demostrar que se añadieron en esa segregación una serie de bienes y de obras de arte que no le correspondían inicialmente a Unicaja.

En resumen, la disputa se cierne sobre edificios de gran valor como la Casa de Carnicerías, la sede de la antigua Obra Social en Santa Nonia o el suelo sobre el que se levanta el edificio de El Portillo, todos ellos en la capital leonesa, además de otros edificios emblemáticos en Madrid, Salamanca, Soria, Valladolid o Zamora.

Asimismo, Fundos reclama cientos de obras de arte, como cuadros, dibujos, esculturas, libros y hasta pianos y otros elementos de alto valor artístico. El valor de todo ello supera los cien millones de euros.