Manuel Mitadiel
Manuel Mitadiel, procurador de Ciudadanos /MC

Manuel Mitadiel consume sus últimas semanas como procurador de Ciudadanos por León en las Cortes de Castilla y León con el pesar de no haber podido cerrar la Comisión de Investigación sobre la desaparición de las cajas de ahorro, que él ha presidido, con unas conclusiones claras y ejemplarizantes. “No ha sido posible consensuar unas conclusiones porque el PP no ha admitido que la Junta de Castilla y León también ha sido responsable del proceso de desaparición de las cajas de ahorro” y añade que “tanto el PP como el PSOE no han admitido que miraron para otro lado cuando sus representantes estaban haciendo barbaridades en los consejos de administración de las cajas”.

En una entrevista a TV9 de León, Mitadiel reconoce su frustración por este desenlace: “Con la desaparición de las cajas de ahorro hemos perdido más de cinco mil millones de euros de patrimonio en Castilla y León y a todos los españoles, no sólo los de Castilla y León, nos ha costado 60.000 millones de euros salvar a todas las cajas”. En este sentido, Mitadiel recuerda que “mientras, en otros países, como Estados Unidos ha habido responsables que han pagado con su patrimonio o con la cárcel, aquí les hemos premiado con prejubilaciones millonarias”.

Manuel Mitadiel
Mitadiel, entrevistado por Alfageme en TV la 9/ MC

BANCO DE ESPAÑA

El procurador de Ciudadanos no se encoge de hombros cuando se le pregunta por los responsables de este enorme y multimillonario desaguisado: “Los primeros responsables han sido los que dirigían las cajas de ahorro, sobre todo los miembros de los consejos de administración; pero, después, el otro gran responsable ha sido el Banco de España, que no sólo no tuvo una actitud proactiva a la hora de cortar las malas prácticas en las cajas de ahorro sino que ha contribuido a ocultar la realidad. Pienso, por ejemplo en la circular 4/2010, que permitió ocultar enormes pérdidas de las cajas de ahorro, al permitirse que esas multimillonarias perdidas se cargasen contra reservas; es decir, que no apareciesen las pérdidas ante la opinión pública. La aplicación de esta circular hizo que el saneamiento de las cajas se retrasase uno o dos años”.

Y todo ello sin olvidar la pérdida de los beneficios que reportaban las obras sociales de las cajas. “Sí, hemos perdido la Obra Social de las cajas de ahorro, que era básica en temas de bienestar social y, sobre todo, en el mundo rural”, añade con tristeza.

UNICAJA

La quiebra de las cajas de ahorro terminó con el sueño de crear el pulmón financiero de Castilla y León, Comunidad que hoy ya no tiene ningún protagonismo en el sector financiero a nivel nacional. Así, Mitadiel no duda en asegurar que Unicaja, el banco que absorbió a las antiguas Caja España y Caja Duero “no tiene ningún compromiso con Castilla y León. Unicaja se quedó con el Banco Ceiss, el resultante de la fusión de Caja España y Caja Duero, porque fue un gran negocio para ellos, ya que obtuvo una red de oficinas casi a coste cero y un beneficio de 483 millones de euros porque meses después de la absorción se produjo una revalorización de los activos procedentes de Ceiss, que permitió a Unicaja generar esos beneficios millonarios. No, Unicaja no tiene mayor vinculación con Castilla y León que con cualquiera otra comunidad”.

También le duele a Mitadiel el incierto futuro del edificio de El Portillo de León, antigua sede de los servicios centrales de la extinta Caja España, un edificio modélico, inteligente y sostenible, “Es un edificio magnífico –explica-, que reúne unas características excepcionales. Imagino que Unicaja, como propietario, estará intentado ponerlo en valor, pero, ahora mismo, es un despilfarro intolerable que ese edificio siga como está, prácticamente en desuso. Podría ser un elemento importante para la captación de empresas, pero, ahí está, vacío”.