Unicaja
Oficina de La Rúa, una de las amenazadas de cierre/ MC

Aumentan las noticias no confirmadas sobre un segundo intento de fusión entre los bancos Unicaja y Liberbank. La caída en Bolsa de las acciones, sobre todo de Unicaja, han levantado todas las alarmas y los analistas financieros sólo ven como salida retomar el proceso de fusión interrumpido hace meses por Unicaja y, sobre todo, por la Fundación Unicaja, que preside el auténtico hombre fuerte en la sombra, Braulio Medel.

Además, Unicaja está redactando en estos momentos su nuevo plan estratégico para cuatro años y a partir de septiembre reanudará el plan de traslado forzoso de empleados de Castilla y León –sobre todo de la provincia leonesa- a sucursales de Andalucía. Este traslado ha generado un profundo malestar en la plantilla. UGT, el único sindicato que no firmó el acuerdo de traslados, insiste en que hay soluciones alternativas no traumáticas.

Por otra parte, en las próximas semanas se pondrá en marcha en la provincia leonesa un nuevo proceso de cierres de oficinas. En este sentido ya se da por cerrada, entre otras, la histórica sucursal de la calle La Rúa de la capital leonesa, cuyos clientes serán absorbidos por la oficina de Villa Benavente.

¿FUSIÓN?

Plataformas de comunicación financiera como Bolsamanía ya dan por hecho que el banco asturiano Liberbank y el andaluz Unicaja Banco calientan motores para retomar las negociaciones de fusión. Ambos bancos estarían estudiando cómo superar el obstáculo que hizo fracasar la fusión en el mes de mayo: el canje de acciones, es decir el reparto de poder.

Liberbank exige tener una representación del 45% y Unicaja sólo les concede un máximo del 40%. En el fondo de esta disparidad vuelve a aparecer Braulio Medel, quien se opone tajantemente que la Fundación Unicaja tenga menos del 30% del capital del banco fusionado.

Lo que ahora facilitaría la fusión sería que el Bance Central Europeo (BCE) ya no exigiría una ampliación de capital. Bolsamanía asegura que la solvencia de ambas entidades es mucho mejor que en mayo, debido a la subida del precio de los bonos españoles y, sobre todo italianos: Unicaja y Liberbank tienen en torno a 7.500 millones de euros en deuda pública italiana, que hasta mayo acumulaba minusvalías -que restaban del capital- y que ahora arroja plusvalías.

Asimismo, Bolsamanía destaca que Unicaja ya ha materializado las plusvalías de la venta del 7% de Globalia y del 20% de Ausol(111 millones), y se ha desprendido de una cartera de créditos morosos y activos inmobiliarios de 949 millones, el récord de la entidad. En tercer lugar, ambas entidades cuentan con cerrar la venta de un porcentaje la aseguradora Caser -de la que Liberbank posee un 12,22% y Unicaja, un 9,99%- antes de fin de año.

No hay que olvidar, por otra parte, que el Santander ya controla el 5% de Unicaja, lo que le convierte en el segundo principal accionista detrás de la Fundación Unicaja. La Fundación está obligada a rebajar legalmente en los próximos meses su participación del 40% al 30% de su representación en el banco, de ahí la postura numantina de Braulio Medel de controlar todo movimiento de fusión. La duda es si el Santander seguirá comprando acciones de Unicaja dado el batacazo en Bolsa del banco andaluz y si le interesa su control definitivo.