Oficina Unicaja en León

El banco andaluz Unicaja ha seguido la estela del sector y acaba de anunciar un fuerte recorte de beneficios netos en el primer semestre de este año hasta los 61 millones de euros, lo que representa un 47,5% menos que el pasado año, tras hacer una dotación extraordinaria de 103 millones de euros. Excluida esta dotación extraordinaria, el resultado del primer semestre habría ascendido a 133 millones de euros, con un aumento del 14,8% respecto al mismo período del ejercicio 2019.

En un largo comunicado, Unicaja señala que las principales claves del banco en el primer semestre han sido la capacidad de generación de resultados, que permite mitigar los impactos del COVID-19, el crecimiento de la actividad, la reducción continuada de los gastos de explotación y de los activos no productivos, así como los altos niveles de solvencia y liquidez, y el refuerzo de las ratios de capital, que confirman la fortaleza de Unicaja Banco para seguir haciendo frente a la situación actual, y seguir apoyando a sus clientes en el mencionado contexto de dificultad.

Unicaja mejoró tanto el margen bruto, con un aumento del 6,8%, como el margen de explotación antes de saneamientos, que crece el 24,3% gracias a un esfuerzo adicional en la contención de costes.

En este nuevo escenario, el banco andaluz asegura que continúa dando apoyo y respuesta a las necesidades de particulares, empresas y autónomos, y en especial a los colectivos más vulnerables, adoptando medidas y soluciones flexibles, participando en las iniciativas del Gobierno y sectoriales, e impulsando diversos protocolos de actuación para garantizar el servicio y reforzar la protección y la seguridad de clientes y empleados. Hasta el momento, la entidad ha aprobado más de 10.500 solicitudes, de autónomos y empresas, de préstamos con aval ICO, por un importe aproximado de 750 millones de euros, y tramitado más de 21.000 solicitudes de moratoria tanto legales como sectoriales sobre préstamos hipotecarios y personales, que afectan a un volumen aproximado de crédito de 840 millones de euros.

 

El confinamiento de la población ha afectado a la evolución de la nueva producción. Así, se ha visto afectado el segmento de particulares, tanto en lo que se refiere al crédito hipotecario, donde la producción del semestre ha sido inferior en un 35% a la del mismo período de 2019, como a los préstamos destinados a consumo u otras finalidades, que registran una producción inferior en un 45%. Esta menor producción ha sido parcialmente compensada por una reducción significativa del volumen de amortizaciones anticipadas en ambos segmentos. Por el contrario, en el segmento de empresas, tanto los préstamos a pymes como a grandes empresas registran en el conjunto del semestre un ligero incremento con respecto al mismo período del pasado ejercicio.

El volumen de recursos administrados por el Grupo (sin ajustes por valoración) aumentó hasta 58.257 millones de euros al cierre del primer semestre de 2020, de los que 52.175 millones corresponden a recursos de clientes minoristas, que crecen el 4,1% en el trimestre (el 2,5% en el año). De estos, los saldos en balance, que ascienden a 39.905 millones de euros, crecen en el ejercicio (+4,9%), impulsados, un trimestre más, por el crecimiento de los recursos vista (+7,1% y +6,5% en el trimestre) y la contribución positiva de las administraciones públicas (+2,8%). Los recursos fuera de balance aumentaron el 2,9% en el trimestre, aunque se han visto afectados por la crisis del COVID-19, al caer un 4,6% en el año, lo que refleja aún la caída experimentada en las valoraciones de los productos en el primer trimestre del ejercicio, que a junio no se habría recuperado en su totalidad.