Unicaja
Lombardero con el ex rector y ex presidente de Fundos, Hermida, en una foto de archivo

El banco andaluz Unicaja ultima una profunda reestructuración al más alto nivel del organigrama. Para facilitar los cambios, se acaba de prejubilar María Luisa Lombardero, la que hasta hace apenas un año era la consejera delegada del Banco CEISS, antiguas cajas de ahorro España y Duero, que desapareció tras integrarse en Unicaja. Lombardero ha sido en el último año la mano derecha del presidente, Manuel Azuaga, a quien ha asesorado desde su puesto como directora de Desarrollo Corporativo, según informa hoy el digital madrileño La Información.

Lombardero aplicó con mano dura el proceso de integración de las antiguas cajas España y Duero en Unicaja y fue la responsable de poner en marcha los duros procesos de ajustes de personal y de cierre de oficinas. Este duro proceso no ha llevado parejo la mejora tecnológica o la actualización de la oferta comercial, según han denunciado los sindicatos, especialmente UGT, por lo que Unicaja ha ido perdiendo competitividad tanto en León como en el resto de la Comunidad.

Unicaja ha convocado una rueda de prensa para el próximo 30 de enero en Madrid para dar a conocer los cambios en el organigrama, las líneas generales del nuevo plan estratégico cuatrienal y los resultados anuales de 2019, que se prevén de récord. Esos buenos resultados se deberán al ahorro de costes debido a los recortes en plantilla y oficinas y, sobre todo, a la venta de importantes participaciones empresariales, lo que ha provocado un excedente de capital y una mejora de todos los ratios del banco.

En este sentido, el diario económico Expansión informaba ayer que Unicaja prepara otro importe recorte de gastos, con el despido de otros mil empleados y el  cierre de una número indeterminado de oficinas.

Como antesala a estos cambios, el consejo de administración del banco andaluz ha decidido reformar la figura de su consejero delegado, Ángel Rodríguez de Gracia, y restar protagonismo a su presidente, Manuel Azuaga. De Gracia reportará directamente al consejo de administración y es el máximo responsable del nuevo plan estratégico de la entidad.

TENSIONES EN CASTILLA Y LEÓN

La reestructuración de la cúpula del banco andaluz y la puesta en marcha del nuevo plan estratégico coincide con el recrudecimiento de la crisis abierta en Castilla y León, donde la fundación Fundos, heredera de las antiguas obras sociales de España y Duero y con sede en el edificio Botines de Gaudí de León,  acusa a Unicaja de apropiación indebida de inmuebles y obras de arte por valor de cien millones de euros e impagos por otros 25 millones. La denuncia ya está en los juzgados de León.

Esta denuncia ha motivado que partidos políticos de Castilla y León como UPL y ahora Unidas-Podemos hayan  trasladado esta cuestión a las Cortes de Castilla y León. Ayer mismo, desde Podemos de calificaba de “saqueo” y “expolio” la decisión de Unicaja de trasladar a Málaga algunas obras de arte pertenecientes a las antiguas obras sociales de Cajas España y Caja Duero.

El pasado 8 de enero, la UPL presentaba a la Mesa de las Cortes una serie de preguntas para que la Junta aclare si conoce o ha dado su permiso para el traslado de esas obras de arte, a la vez que solicitaba medidas para garantizar que el patrimonio histórico y artístico de Castilla y León no salga de la Comunidad.