Tomás Olivo- Foto: Lainformación.com

El banco andaluz Unicaja ha vendido el 3% de sus acciones en Bolsa al multimillonario y polémico empresario murciano Tomás Olivo, presidente de la sociedad de inversión inmobiliaria General de Galerías Comerciales (GGC). La operación, por un importe de 22,2 millones de euros, se ha cerrado en plena crisis derivada del coronavirus y en un momento en que las acciones de Unicaja registran su valor mínimo en Bosa, 0,45 euros. La  compraventa ha sido comunicada esta mañana a la CNMV. La empresa tenedora de las acciones es Desarrollos La Coronela, del grupo GGC.

Tomás Olivo figura en la lista Forbes de los mil principales millonarios del mundo, con un patrimonio superior a los 2.200 millones de euros. Su empresa, CGC es la primera de España en gestión de centros comerciales, que se extienden por Almería, Barcelona, Cádiz, Granada y Málaga (Marbella).

El nuevo accionista de Unicaja es un empresario hecho a sí mismo. Comenzó trabajando como empleado en una gasolinera y su ambición, capacidad de riesgo y amistades le llevó a invertir con éxito en el sector inmobiliario en los años del alcalde Jesús Gil en Marbella. Su trayectoria ha estado salpicada de algunos sobresaltos, como su implicación en el Caso Malaya de Málaga, del que fue absuelto. Actualmente está imputado judicialmente por otros casos de presunta corrupción.

OTROS ACCIONISTAS

Elconfidencial.com aseguraba esta tarde que, además de Tomás Olivo, la compañía de seguros Santa Lucía había incrementado su presencia en el capital de Unicaja hasta el 3,2%, según se dio a conocer el pasado 1 de marzo.

El principal accionista del banco andaluz sigue siendo la Fundación Unicaja, con un 49,6%, presidida por Braulio Medel, ex presidente del banco y auténtico hombre fuerte de la entidad. Fue Medel precisamente quien el pasado año abortó la fusión con Liberbank ante la posibilidad de perder representación en el capital social resultante.

Otros accionistas son el Banco de Santander, que controla un 8% a través de dos de sus sociedades;  Domínguez de la Maza, con un y el fondo estadounidense Wellington Management Group, con otro  3%.

La entrada de Tomás Olivo se produce semanas  después de que la asamblea general de Unicaja aprobase suspender el pago de dividendo este año 2020. En el primer trimestre del año, el banco andaluz redujo sus beneficios hasta los 45 millones, un 27% menos que en 2019 debido a una provisión extraordinaria por el covid de 25 millones.