La berciana Valcarce Tarjeta Transporte SA, mantiene su hegemonía y se sitúa un año más a la cabeza de las empresas con mayor facturación de la provincia, ostentando la posición número 305 en el ranking nacional.

Con un capital social de 3 millones de euros, dedicada al sector de las tarjetas de pago, con sede en Vega de Valcarce y apenas 24 empleados, factura un total de 551,2 millones de euros (según datos del ejercicio de 2017).

Le siguen, aunque a considerable distancia, BA Glass Spain (antigua Vidriera leonesa), con una facturación de 288,14 millones de euros en el segundo puesto y la metalúrgica Roldán, con una facturación de 185 millones, en el tercero. Ya fuera del podio encontramos a empresas como Miguélez, LM Wind Power, Tvitec Sistem Glass o Gate Pizarras entre otras.

Según la publicación Castilla y León Económica, la ubicación de las 5.000 mayores empresas de la Comunidad se distribuye de la siguiente manera: Valladolid (1.124), Burgos (986), Salamanca (771), León (690), Segovia (419), Palencia (303), Zamora (264), Ávila (226) y Soria (217).

De éstas, sólo el 2,7% son grandes empresas (o lo que es lo mismo, sólo el 2,7% poseen una facturación superior a los 50 millones de euros), mientras que el 58,54% son pymes, con unas ventas entre dos y 49 millones de euros y el 38,76% son micropymes, con una cifra de negocio inferior a los 2 millones de euros.

Y es que el tejido empresarial de Castilla y León, que no hace sino reproducir en menor escala la estructura que también vemos en su homólogo nacional, se caracteriza por tener una amplísima base de pymes frente a la escasa presencia de compañías de gran tamaño.

A nivel nacional, cabe reseñar que Repsol consigue superar a Mercadona y se convierte en la compañía que más factura en España.