Este sábado, 8 de agosto, a partir de as 18:00h se celebrará en el patio del jardín del Palacio de los Escarpizo en Otero, la vigésima edición de “Versos a Oliegos”, cumpliendo todas las medidas de acceso y de distancia social derivadas de la nueva normalidad. Habrá aforo limitado. Los organizadores del evento son la Junta vecinal de Sopeña y Carneros, el Ayuntamiento de Villaobispo y la Asociación Rey Ordoño I-Amigos de La Cepeda. Presentará el encuentro Adolfo Pérez, profesor y socio de la Asociación Cultural Rey Ordoño I.

Este año se conmemora el 20 aniversario de esta iniciativa cultural y con tal fin se ha editado un libro, con aportaciones literarias de cuarenta autores leoneses. Entre los apartados de este libro destaca el dedicado a Amando Álvarez, un intelectual estrechamente vinculado a este encuentro poético desde su primera edición. Se cierra el volumen con un capítulo dedicado a Sopeña y Carneros, donde no faltan los recuerdos hacia sus personajes, al  Puente de Hierro, y hasta las famosas huellas del caballo del apóstol Santiago.

Con sus 140 páginas, la publicación de “Versos a Oliegos” se ha convertido, en su 20 aniversario, no sólo en un resumen de textos, sino en una auténtica revista cultural, que viene a enriquecer el panorama cultural de nuestra tierra, asegura el periodista Tomás Álvarez, uno de los organizadores. Los ejemplares se pondrán a la venta este sábado.

Desde hace veinte años, este encuentro poético lleva el nombre de Oliegos, en recuerdo del pueblo desaparecido bajo el embalse del río Tuerto. Surgió en agosto de 2001, cuando un grupo de amantes de la Cultura y de la Cepeda se reunió en una explanada del embalse de Villameca para leer textos de amor a la tierra, cita que acabó celebrándose en la sede de la Asociación Cultural El Fuyaco, en Quintana del Castillo.

Este año, “Versos a Oliegos” conmemora el centenario del puente de Sopeña sobre el río Tuerto, diseñado por el ingeniero Ángel Joaquín Abreu, siguiendo los modelos de la Escuela Eiffel. El puente fue inaugurado el 3 de noviembre de 1919, y puso, con su avanzada estructura metálica, un aire de modernidad en las comunicaciones por carretera de la comarca de la Cepeda.