Beatriz Escudero, presidenta de Vitartis

La Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (Vitartis) alerta sobre el riesgo de cierre temporal de algunas de las empresas del sector. Así se lo ha comunicado por carta su presidenta, Beatriz Escudero, el jefe del ejecutivo de la Comunidad, Alfonso Fernández Mañueco. La presidenta de Vitartis asegura que el sector, tipificado como “esencial” en este periodo de estado de alarma, necesita contar con un protocolo de actuación adecuado, similar al del sector sanitario.

Escudero le comunica a Mañueco que “para poder seguir trabajando con seguridad, las empresas del sector y las de actividades auxiliares deben estar en condiciones de preservar la salud de sus empleados con equipos de protección individual y test de detección rápida de la enfermedad. Y necesitan un protocolo propio como sector de actividad esencial, de manera que se pueda evitar la repentina disminución de la plantilla a causa de las bajas automáticas masivas o la ausencia de materiales por la interrupción del servicio de sus proveedores”.

“Precisamente por ello —señala en su carta al presidente—, porque prestamos un servicio esencial, es por lo que quiero transmitirte nuestra preocupación por poder seguir manteniendo nuestra actividad con todas las garantías, conscientes de que de ello depende que sigan llegando los alimentos a toda la población y con el compromiso habitual del sector en seguridad alimentaria”.

Y añade que, “dada la experiencia de estas últimas semanas y por la información que estamos recibiendo, tengo la convicción de que si no contamos con la seguridad jurídica necesaria que nos permita seguir trabajando en condiciones adecuadas, existe un riesgo alto de que pueda producirse el cierre de empresas e industrias agroalimentarias en Castilla y León, cuyas consecuencias sociales y económicas soy incapaz de valorar en estos momentos”.

MALESTAR CON EL GOBIERNO

La presidenta de Vitartis ha expresado, por otro lado, el malestar de los empresarios del sector con el Gobierno de la nación por el trato al tejido productivo en la gestión de esta crisis sanitaria. “Es justamente en estos momentos —ha declarado— cuando se hace más necesario que las administraciones públicas se ocupen de las empresas y demuestren su confianza en los empresarios, en justa correspondencia con el sentido de la responsabilidad del sector, con su compromiso con la tierra, con el empleo, con la creación de riqueza y su apuesta por la sostenibilidad”.